Soluciones para prevenir la pérdida de audición desde que eres joven

Los tapones de cera son una de las mejores opciones para protegerse del ruido.

Los expertos apuntan que el déficit auditivo aparece a edades más tempranas, en torno a los 20 años

Andrea Pérez
Se lee en 4 minutos

Transportes como el tren o el avión, el ruido del tráfico y conciertos o discotecas son las principales fuentes de ruido en España. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 50 por ciento de adolescentes y jóvenes, de entre 12 y 35 años, están en riesgo de perder audición debido a la sobreexposición al ruido.

En este sentido, desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) alertan de que el uso de reproductores personales de música con auriculares a volúmenes excesivamente elevados supone un verdadero “riesgo para la audición”.

De hecho, indican que cada vez son más jóvenes los que acuden a las consultas, ya que la pérdida auditiva aparece en edades más tempranas. En la actualidad se asocia a los 20 años.

Soluciones para proteger los oídos en Farmacia

Susana Alcañiz, vocal de Óptica y Acústica del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof), explica las medidas que pueden tomar los jóvenes para protegerse del ruido y cuidar sus oídos. La experta señala tres grupos de productos:

  • Elementos para la protección física del oído (tapones y bandas protectoras de neopreno)
  • Artículos para la higiene
  • Complementos alimenticios

Respecto a la higiene de oídos, aunque lo más conocido es el bastoncillo, no es aconsejable. “Es preferible el uso de soluciones limpiadoras, como sprays, para evitar posibles daños en el tímpano o en el conducto auditivo”, apunta.

En cuanto a los complementos alimenticios, la farmacéutica indica que existen complementos para “mejorar la patología auditiva del paciente”. “Estos productos ayudan a mejorar el riego sanguíneo del oído interno y, principalmente, se basan en el uso del Ginkgo Biloba junto con otros componentes como vitaminas del grupo B, coenzima Q10 o melatonina”, añade.

¿Cómo elegir el tapón perfecto?

Para la protección física del oído, los productos más usados son los tapones. Alcañiz especifica sus diferencias de uso según el material de fabricación:

  • Tapones de espuma: son muy maleables y se pueden utilizar para ruidos no muy elevados. No están diseñados para usar en el agua.
  • Tapones de cera: no es muy común su uso por parte de los pacientes, pero tiene ventajas como la maleabilidad, la comodidad y que también son hipoalergénicos. Su uso es nocturno casi en su totalidad y tampoco se pueden utilizar para el baño.
  • Tapones de silicona: son sencillos de usar y adaptables al canal auditivo. Logran un sellado del canal lo que permite que sean aptos para el baño y evitan patologías como la otitis, además de ser prácticamente hipoalergénicos. Otra ventaja es que puede fabricarse un tapón específico para el paciente si los estándares no le funcionan.

Recomendaciones a la hora de escuchar música

Es importante que los jóvenes presten atención al volumen al que consumen música y los ruidos a los que se exponen de forma diaria. Por esta razón, los otorrinolaringólogos indican una serie de recomendaciones para evitar que se produzca un déficit auditivo a edades tan tempranas:

  • Escuchar música con una salida menor de 85 dB. Muchos dispositivos alertan del riesgo de superar este nivel. El nivel de bienestar aconsejado por la OMS es de 65 dB.
  • Intentar usar menos auriculares, ya que perjudican todavía más
  • Instalar aplicaciones de sonómetro en los móviles y activar el control de sonido que ofrecen estos aparatos. En un análisis reciente publicado en Laryngoscope se explica que gracias a los micrófonos externos de los móviles se pueden realizar mediciones de sonido útiles y protegerse frente al ruido.
  • Utilizar la regla de 60-60. Es decir, no escuchar música con auriculares más de 60 minutos al día y no superar el 60% de su volumen.

Efectos de la exposición al ruido

La pérdida de audición, denominada hipoacusia, es un problema de salud que cada vez se manifiesta en más personas debido al aumento de contaminación acústica. En este sentido, se pueden sufrir traumatismos acústicos agudos o crónicos.

El traumatismo acústico agudo se produce cuando la persona se expone a un ruido muy intenso pero corto en duración. Por ejemplo, explosiones, petardos o disparos. No obstante, también se incluyen aquí los ruidos de conciertos y discotecas o industriales.

Un paso más allá es el traumatismo acústico crónico. Esta patología sucede cuando hay un daño auditivo de forma continua y permanente durante años. Por ejemplo, niveles perjudiciales de ruido laboral o ambiental.

No obstante, las lesiones del oído y pérdida de audición pueden ser temporales, solo se producirán de forma permanente si la exposición es prolongada en el tiempo. Por ello, las personas que se encuentran en una primera fase de sordera (de frecuencias agudas) deben acudir a un profesional porque todavía están a tiempo de revertir esta situación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar