5 pautas saludables para cuidar de tu corazón

factores de riesgo cardiovascular

Controlar la hipertensión arterial es clave para evitar problemas cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Hay que cuidarse el corazón y ya no solo de desengaños amorosos, sino protegerlo de las enfermedades cardiovasculares que pueden surgir si no se tiene una vida sana. Con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra este miércoles, 29 de septiembre, los farmacéuticos señalan varios factores de riesgo cardiovascular a corregir.

“Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el mundo, por ello, tenemos que hacer hincapié en la importancia de incidir en los factores de riesgo para la prevención del desarrollo de estas patologías”, explican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof). Concretamente, señalan como pilares fundamentales la alimentación y la práctica de ejercicio.

Factores de riesgo cardiovascular

Los expertos subrayan los siguientes factores que incrementan las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares y problemas de corazón:

  • El tabaco: el hábito de fumar es muy peligroso para la salud. Entre otros aspectos, disminuye la capacidad de hacer ejercicio físico al mismo tiempo que aumenta las opciones de sufrir una angina de pecho. “Fumar cigarrillos se relaciona con enfermedad coronaria y con las crisis de isquemia miocárdica y afecta desfavorablemente al perfil lipídico; aumentando LDL-colesterol y reduciendo el de tipo HDL”, explican desde el Cgcof. Asimismo, está demostrado que el riesgo de sufrir un infarto de miocardio se reduce a los pocos años tras dejar de fumar, volviendo a niveles similares a las personas que nunca fumaron.
  • Hipertensión arterial: la hipertensión se relaciona de manera directa con una mayor frecuencia de enfermedad coronaria, así que controlar la presión arterial y sus niveles es fundamental.
  • Obesidad: el corazón trabaja mucho más si la persona tiene sobrepeso porque aumentan las demandas miocárdicas de oxígeno. Por ello, los pacientes obesos tienen que bajar de peso a través de ejercicio físico y una dieta hipocalórica equilibrada.
  • Hipercolesterolemia: como ya se ha mencionado previamente, los niveles de colesterol elevados se relacionan con aterosclerosis coronaria. Los especialistas apuntan que para corregirlo debe ser con un tratamiento dietético y farmacológico.
  • Diabetes: tener diabetes es de por sí un factor de riesgo cardiovascular y para controlar que no vaya a más hay que seguir una dieta equilibrada, controlar el peso y hacer ejercicio físico.

Consejos para reducir el riesgo cardiovascular

Por lo tanto, los farmacéuticos recomiendan el ejercicio físico y la alimentación para minimizar los riesgos. En cuanto a la primera recomendación, se mencionan actividades como andar, montar en bicicleta, nadar.

Mientras que en el tema de la alimentación, los especialistas subrayan que debe ser equilibrada. “El consumo de grasas saturadas y de alimentos hipercalóricos favorece la acumulación de grasa, por lo que se incrementa el riesgo de arteriosclerosis y, por tanto, de obstrucción coronaria”, afirman. Más específicamente señalan que:

  • Se debe disminuir el consumo de grasas saturadas (embutidos, tocino, nata, quesos grasos).
  • Es recomendable reducir el consumo de alimentos que aporten colesterol (mariscos, vísceras, etc).
  • No hay que abusar de la sal para mantener a raya la presión arterial.
  • Consumir más alimentos con fibra.
  • Apostar por las grasas insaturadas (pescados, aceite de oliva, pollo sin piel, etc).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar