Alimentos ricos en lactosa que debes evitar si eres intolerante

alimentos ricos en lactosa

La lactosa está escondida en muchos alimentos procesados y medicamentos.

Si eres intolerante, un exceso de lactosa puede ocasionarte diarrea, dolores e, incluso, vómitos

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La lactosa es un azúcar presente en la leche de los mamíferos que se encuentra de forma natural en todos los lácteos y derivados que provengan de estos animales. La leche, el queso, el yogur, la nata o la mantequilla son los primeros productos que vienen a la mente cuando nos referimos a este ingrediente. Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar lactosa en otros alimentos del supermercado, ya que interviene en la elaboración de muchos productos procesados y medicamentos.

Según los expertos, es muy difícil identificar qué alimentos contienen lactosa. No se puede saber a simple vista y, en algunos casos, ni te los puedes ni imaginar. La lactosa está escondida en alimentos como panes, embutidos, salsas, aperitivos, etc. La única forma de detectarla es leyendo la etiqueta del fabricante que, por suerte, tiene la obligación de exponer con claridad y de forma destacada la presencia de los 14 principales alérgenos, entre ellos la leche y sus derivados, incluida la lactosa.

En este artículo, te contamos algunos de los alimentos que contienen lactosa y deberías evitar si eres intolerante.

Alimentos que contienen lactosa

Estos son los alimentos ricos en lactosa que recopila Elena Palacios Bergua, vocal de Nutrición del Colegio de Farmacéuticos de Huesca, y que deberías suprimir en caso de intolerancia:

  • Leche de vaca, cabra y oveja, así como leche en polvo, evaporada y condensada
  • Mantequilla y suero de mantequilla
  • Nata y nata líquida
  • Crema de leche
  • Yogur
  • Queso fresco, fermentado o curado
  • Postres lácteos como flanes, natillas, arroz con leche y mousse
  • Helados
  • Bechamel
  • Chocolate con leche

Además, también hay una serie de productos y alimentos suceptibles de contener lactosa que la farmacéutica enumera a continuación y que son más difíciles de reconocer:

  • Cremas y purés de patata, verduras, etc.
  • Sopas instantáneas y platos precocinados
  • Fiambres y embutidos
  • Pasteles, tartas, bollería y repostería
  • Cereales enriquecidos
  • Aderezos para ensaladas y mayonesas
  • Margarinas
  • Sorbetes de helado y batidos
  • Rebozados
  • Sucedáneos del chocolate
  • Bebidas alcohólicas
  • Algunos medicamentos

Peligros de la intolerancia a la lactosa

Para la correcta digestión, absorción y asimilación de la lactosa interviene una enzima llamada lactasa. Si la lactasa no funciona correctamente o no se encuentra en los niveles necesarios se complica la digestión de la lactosa, es cuando se desarrolla una intolerancia a la misma.

De este modo, los síntomas de intolerancia a la lactosa aparecen si ésta no se metaboliza y no se absorbe en el intestino delgado, y puede llegar a producir las siguientes reacciones:

  • Diarrea
  • Defecación explosiva
  • Heces pastosas y flotantes
  • Espasmos
  • Dolor y distensión abdominal
  • Enrojecimiento perianal
  • Náuseas
  • Vómitos

“Este daño será proporcional a la cantidad de lactosa ingerida”, advierte la especialista, quien recuerda la importancia de un diagnóstico precoz, pues “cuanto más tiempo transcurra hasta el diagnóstico de la intolerancia, más tardarán en remitir los síntomas”.

Así, Palacios Bergua indica que “el único tratamiento que ha demostrado ser eficaz en la remisión de los síntomas, es la eliminación de lactosa de la dieta; es decir, reducir o eliminar los productos lácteos”.

No obstante, “es importante recalcar que la eliminación de alérgenos de la alimentación en personas que no sufren ninguna reacción adversa diagnosticada (alergia o intolerancia), no aporta ningún valor añadido a su alimentación ni a su salud”, subrayan desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar