Cómo aumentar la fertilidad femenina con suplementos y vitaminas

aumentar-fertilidad-femenina-suplementos-vitaminas

El tabaco, el estrés y la contaminación influyen negativamente en la fertilidad femenina

Vitaminas como la B12 mejoran la fertilidad femenina

Sonia Navarro
Se lee en 3 minutos

La fertilidad femenina es un proceso complejo en el que influyen diversos factores. La dificultad para quedarse embarazada puede aparecer por problemas derivados del estrés, la edad o los malos hábitos alimenticios.

Cuando los problemas con la fertilidad proceden del déficit algún nutriente, este se puede solucionar tomando suplementos que potencien la posibilidad de concebir. Estos pueden encontrarse en las farmacias.

Productos para aumentar la fertilidad

La farmacéutica Raquel Izquierdo explica que en la farmacia se pueden encontrar diferentes productos que pueden favorecer la fertilidad femenina. En este caso, la experta señala que “existen complementos alimenticios en sobres, comprimidos o  pastillas efervescentes que, junto con una correcta dieta, puede ayudar a aumentar las probabilidades de embarazo”.

Dentro de esta serie de productos, la farmacéutica señala que es importante que contengan en su composición: ácido fólico, zinc, vitamina D y vitamina B12. También recuerda que existen herramientas como los test de ovulación que pueden ayudar a aquellas parejas que están planeando tener un hijo.

Por último, la farmacéutica recalca que ante “la sospecha sufrir un problema con la fertilidad” lo mejor es acudir al especialista para que realice las pruebas pertinentes que puedan certificar estas dificultades, así como el tratamiento más adecuado a seguir.

Factores que influyen negativamente en la fertilidad

En la parte sanitaria, es importante saber qué factores influyen en la fertilidad femenina. Para conocerlos mejor, el jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Infanta Leonor, Juan José Hernández Aguado, explica que los más frecuentes son los siguientes:

  • La edad avanzada. La fertilidad disminuye con la edad. La disminución comienza en la mujer a los 35 años y se intensifica, de forma importante, a partir de los 40 años. Esto se debe a una progresiva disminución de la cantidad y calidad de los óvulos.
  •  El peso. Tanto por exceso como por defecto. Un índice de masa corporal por encima de 30 reduce la fertilidad ya que el exceso de grasa corporal puede interferir en la ovulación. También, un déficit de ésta interfiere y un índice de masa corporal por debajo de 20 puede inhibir la ovulación. Por estos motivos, los trastornos de la conducta alimentarios, deficiencias alimentarias o dietas vegetarianas estrictas pobres en ciertos nutrientes y deportistas de competición y bailarinas presentan una incidencia mayor de infertilidad.
  • Tabaco. Altera la ovulación y la fecundación, la función de las trompas de Falopio, los niveles hormonales e interfiere en el proceso de la implantación.
  • Estrés. Además de poder reducir la libido, niveles elevados de estrés pueden llegar a inhibir la ovulación.
  • Enfermedades que afectan al aparato genital de la mujer. Las más frecuentes que interfieren con la fertilidad suelen ser la endometriosis, las obstrucciones de las trompas de Falopio habitualmente ocasionadas por un episodio de enfermedad pélvica inflamatoria previa, miomas uterinos o infecciones que afectan el tracto genital  femenino como la Chlamydia Trachomatis o el gonococo.
  • Alteraciones hormonales. Alrededor de un 30 por ciento de los casos de infertilidad se debe a trastornos en la ovulación. “Las principales causas de esto son las alteraciones en el eje hipotálamo hipofisiario (en algunos casos, relacionados con las alteraciones del peso descritas) o la existencia de un ovario poliquístico. También, las elevaciones de la hormona prolactina pueden inhibir la ovulación”, explica Hernández Aguado.
  • Tóxicos. Hidrocarburos, pesticidas e insecticidas orgánicos clorados, fertilizantes inorgánicos y metales pesados.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos pueden afectar de forma negativa la fertilidad al poder interferir en el proceso de ovulación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar