Cinco sencillos pasos para quitar las cutículas correctamente

cuidado uñas

Nunca hay que cortar las cutículas porque pueden producirse heridas y futuras infecciones.

El tratamiento de las uñas consiste en cortar, limar, hidratar, fortalecer y, de manera opcional, decorarlas

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Las uñas y las manos son un fiel reflejo de la personalidad, la edad y la profesión de cada persona. Cuidarlas e hidratarlas es fundamental para que éstas conserven un buen aspecto. De hecho, en los últimos años las uñas se han convertido en el mejor complemento para cualquier look. Sin embargo, de poco servirá el diseño que lleves si éstas no lucen fuertes y sanas. Para conseguirlo, te explicamos en este artículo cómo quitar la cutícula correctamente.

Cuando hablamos de cutículas nos referimos a esa piel que rodea a las uñas y que, en ocasiones, se reseca tanto que se levanta, dando lugar a los padrastros. Pero a pesar de afear la manicura, ésta tiene une una función básica: ejercer de barrera entre la uña y la matriz, es decir, la parte interna que no vemos y en la que ésta se forma. Así, las cutículas son una acumulación de células que protegen el nacimiento de la uña evitando que entre suciedad.

De este modo, la farmacéutica Elisabet Font destaca en una publicación de Elsevier que para cuidar el aspecto de nuestras manos es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Cortar las uñas con tijeras o alicates empezando por los lados y acabando en el centro (solo las uñas de los pies se cortan en sentido recto para evitar que se claven en la piel al crecer)
  • Limar las uñas con limas de cartón o con papel esmeril en forma perpendicular y con movimientos desde el lateral hacia al centro
  • Eliminar las cutículas sin cortarlas
  • Evitar el agua caliente, las sustancias agresivas, los detergentes y los golpes en las uñas

Y, en caso de que las uñas sean frágiles y quebradizas, es convenientes sumergirlas antes en agua jabonosa tibia durante unos minutos, secar bien y, después de los pasos anteriores, aplicar una crema nutritiva e hidratante, así como un endurecedor y revitalizador de uñas.

Con la edad, recuerda la boticaria, las uñas pierden brillo y en su lámina se forman estrías longitudinales. Se agrietan haciéndose más susceptibles de rotura y, entre los más mayores, pueden hipertrofiarse incluso hasta deformarse.

Además, el estado de las uñas suele tener relación con la salud general del organismo. Así, la falta de vitamina B produce fragilidad y formación de crestas en las uñas; el déficit de hierro provoca uñas cóncavas y/o surcos verticales; la falta de zinc desarrolla manchas blancas; mientras que los déficits en ácido fólico, proteínas y vitamina C se traducen en bandas blancas transversales.

¿Cómo quitar la cutícula corretamente?

Como hemos comentado anteriormente, el tratamiento de las uñas consiste en cortar, limar, hidratar, fortalecer y, de manera opcional, decorarlas. Unos cuidados que, según los expertos, deben realizarse semanalmente y de forma metódica. Concretamente para quitar la cutícula correctamente aconsejan cumplir estas indicaciones:

  • Aplicar un ablandador de cutículas para facilitar su eliminación
  • No cortarlas para evitar heridas y futuras infecciones
  • Rebajar la cutícula empujándola hacia atrás mediante un instrumento blando (palo de madera de naranjo, de plástico o de goma)
  • Recurrir a un cosmético quitacutículas para devolver a la uña su forma original. Se pueden encontrar tanto en formato líquido como en crema y muchas formulaciones incorporan ingredientes hidratantes, como glicerina, para contrarrestar la irritabilidad que puede ocasionar
  • Aplicar dos veces a la semana una crema específica para disminuir la fragilidad de la uña y sobre todo, mantener la hidratación y la emoliencia de las cutículas

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar