¿Cómo elegir un champú de bebé?

Higiene y cuidado del bebé

Los cosméticos y champús infantiles están formulados con unas características específicas.

Se desaconseja el uso de la esponja y el enjabonado diario para evitar irritaciones en la piel

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La piel del recién nacido presenta unas características fisiológicas que requieren una atención específica. Por ello, los cosméticos destinados a la higiene y el cuidado de los bebés están formulados de acuerdo con las necesidades individuales de su piel. Así, un champú para bebé debe presentar poca detergencia, mantener la barrera epicutánea intacta y no ser irritante.

Al nacer, la piel del bebé tiene tan solo una quinta parte del grosor que la del adulto y es muy vulnerable a la posible intoxicación por sustancias de aplicación tópica. Por esta razón, la farmacéutica Leire Azcona advierte en Elsevier sobre los requisitos que deben cumplir los cosméticos pediátricos:

  • Bajo poder deslipidizante. Es importante emplear limpiadores con detergentes suaves y débiles en poder desengrasante para mantener su piel en óptimas condiciones y evitar problemas cutáneos en el futuro.
  • Altamente protectores. El viento, la radiación solar y la excesiva salivación provocan alteraciones el cutis del bebé, mientras que la orina y las heces irritan la piel en la zona del pañal. Por tanto, es conveniente aplicar fórmulas que formen una película en la piel para así mantenerla en buen estado ante la elevada vulnerabilidad frente a agentes externos.
  • No irritantes. Su extremada sensibilidad hace que los productos infantiles sean formulados con activos de gran tolerabilidad y nula toxicidad para evitar irritar la piel del niño.
  • Seguros y con un pH neutro. Los envases se fabrican limitando la apertura accidental del envase por parte del bebé y evitando la irritación ocular, ya que a menudo se emplea un solo producto cosmético simultáneamente para el baño y la higiene capilar.
  • Sin activos antisépticos, salvo por prescripción médica, porque podrían desequilibrar la flora saprófita de la piel del bebé y hacerla vulnerable a una sobreinfección.

Características de un champú para bebé

Según la misma especialista, los champús y jabones líquidos pediátricos idóneos a esta edad:

  • No deben dañar el tallo piloso
  • No pueden irritar ni la piel ni los ojos
  • Contienen menor cantidad de detergentes que los destinados a adultos para favorecer la tolerancia cutánea y ocular
  • Cumplen con una formulación suave y se sitúan en un rango de pH entre 6,6 y 7,8 para minimizar al máximo la irritación ocular
  • Tienen pocos conservantes y perfumes para que el riesgo de irritación también sea menor

Por otro lado, la doctora Ana Luque advierte de que, aunque el baño diario es muy recomendable, "no es necesario enjabonar la piel cada vez". Además, desaconseja el uso de la esponja, por muy natural que ésta sea,  ya que "es un elemento que añade fricción al lavado y, por tanto, contribuye enormemente a erosionar la capa superficial de la piel que actúa de barrera".

Lo mismo indican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof), quienes insisten en que la piel sana tiene "mecanismos de autolimpieza propios", por lo que no parece necesario el baño o ducha diario. Sin embargo, puntualizan que las zonas anogenitales, los pliegues axilares e inguinales, las manos, las secreciones orales y nasales "se limpiarán cuantas veces sea necesario".

De igual modo, avisan de que el abuso de jabones y la excesiva temperatura, así como la frecuencia o duración de los baños favorecen la aparición de sequedad cutánea o dermatitis irritativa. Por ello, recomiendan que el baño de un lactante no supere los cinco minutos, mientras que el de niños mayores sea de 10 a 15 minutos.

El secado del bebé también debe ser "metódico", evitando dejar lugares húmedos y usando toallas suaves. Así, defienden que no se debe friccionar la piel, pues conllevaría irritaciones por su extrema delicadeza.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar