Instrucciones para el baño del recién nacido: cuándo y cómo hacerlo

Baño recién nacido

El baño del recién nacido debe realizarse a 36º de temperatura.

Los expertos recomiendan que el baño del recién nacido no dure más de 5 minutos

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Por el momento no existe el ‘Manual para padres’ así que tener un bebé es como empezar de nuevo en una escuela de la que desconocemos la mayoría de la materia, menos los repetidores, que ya están un poco más preparados. Aunque, eso sí, elegimos a nuestro compañero de pupitre. En este artículo abordamos los pasos a seguir en el baño del recién nacido y los productos de farmacia que no pueden faltar en cualquier casa en la que haya un bebé.

Pasos del baño del recién nacido

Los profesionales del Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof) indican cinco pasos concretos que hay que tener en cuenta en el baño del recién nacido:

  1. La temperatura del agua debe rondar los 36º, habrá que tocarla (con el codo, el dorso de la mano o un termómetro) antes de introducir al pequeño.
  2. El baño debe durar unos 5 minutos para un lactante y para niños mayores, entre 10 y 15 minutos.
  3. Una vez que termina el baño, hay que secar al pequeño con toallas suaves (mejor de algodón) y no friccionar la piel.
  4. No debe quedar ningún lugar húmedo y es importante secar bien las manos y los pies.
  5. No se recomienda usar colonia porque puede producir reacción. Si se usa, habrá que perfumar de forma ligera la vestimenta del bebé y nunca sobre la piel directamente.

En este sentido, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) indican que “el olfato es uno de los sentidos más desarrollados en el recién nacido, junto al tacto, de hecho, el bebé aprende el olor de su madre ya desde el útero”. “Si se utilizan colonias con olores fuertes se puede dificultar que el recién nacido reconozca a su madre mediante el olfato. De la misma manera, la madre no debería emplear perfumes de fuerte olor que interfieran en el reconocimiento hijo-madre”, añaden.

Consejos para la limpieza del bebé

Asimismo, los profesionales señalan que la piel de los bebés es muy sensible, por lo que hay que tener un especial cuidado en los productos que se usan. Estas son las recomendaciones que se realizan desde las boticas:

  • El empleo de productos con tensioactivos alcalinos aumenta el pH cutáneo del bebé, lo que quiere decir que favorece su irritación y las infecciones.
  • Deben usarse jabones con pH neutro, no perfumados y aplicarlos en dosis bajas con la mano o una esponja suave.
  • En concreto, durante las dos primeras semanas de vida, hay que limpiar la piel de forma suave y solo con agua tibia.
  • No se considera necesario duchar al bebé todos los días. “La piel sana tiene mecanismos de autolimpieza propios”, afirman desde el Cgcof.
  • Hay zonas que sí que se deben limpiar tantas veces como sea necesario: zonas anogenitales, los pliegues axilares e inguinales, las manos, las secreciones orales y nasales.
  • Asimismo, los productos para el baño destinados a bebés deben estar sobreengrasados, porque los pequeños suelen tener un déficil seborreico que hay que paliar.
  • Para evitar que aparezca sequedad cutánea o dermatitis irritativa, no hay que abusar de los jabones y controlar la temperatura.
  • No es necesario utilizar champú y gel diferentes. “Un producto bien formulado es útil para las dos funciones, ya que se le deben exigir los mismos requisitos”, concretan.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar