Piel seca en un recién nacido: ¿qué debemos hacer?

Piel seca en recién nacidos

La secreción de sebo disminuye y a partir del tercer mes la piel se reseca

La piel de un bebé es hipersensible a las radiaciones solares y se muestra más seca porque suda menos

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La piel de un recién nacido no se puede comparar con la de un adulto. Sus características anatómicas y fisiológicas son diferentes y, por tanto, presenta un aspecto distinto y requiere unos cuidados específicos. La piel de los recién nacidos cuenta con numerosas particularidades que la hacen especialmente sensible y susceptible de presentar problemas de irritación, manchas, sequedad y erupciones.

La piel de un bebé es cinco veces más delgada que la de un adulto; tiene menos vello; produce menos cantidad de sudor; tiene la epidermis y el estrato córneo mucho más fino; genera menos anticuerpos; tiene un pH neutro y la producción de melanina es mucho más lenta.

Por todo ello, la dermis de tu pequeño es hipersensible a las radiaciones solares y especialmente susceptible al desarrollo de microorganismos patógenos; presenta un mayor riesgo de infecciones y se muestra más seca, con tendencia a agrietarse.

¿Por qué la piel de un recién nacido es más seca?

Tras nueve meses de gestación, el bebé está listo para la vida extrauterina. Pero esto no significa que su desarrollo haya terminado, ya que la mayoría de órganos acaban de madurar después del parto, entre ellos, la piel.

Concretamente, los expertos explican que la secreción de sebo empieza a disminuir tras el nacimiento y a partir del tercer mes se inicia el resecamiento de la piel, que se mantiene -generalmente- a lo largo del primer año de vida.

Todas estas particularidades hacen que los productos destinados a la higiene y protección de la piel infantil requieran un especial cuidado en su composición y formulación. Según defienden los especialistas, la higiene e hidratación corporal del bebé es una necesidad tan básica como el sueño o la alimentación. Por ello, los cosméticos para este fin deben cumplir con unos requisitos básicos que te desvelamos en el próximo apartado.

¿Cómo cuidar la piel seca de un bebé?

La piel del recién nacido desempeña un papel fundamental: funciona como barrera contra los patógenos externos y regula la temperatura del organismo. Para garantizar estas funciones y para que luzca sana y saludable, se recomienda que los productos cutáneos cumplan las siguientes características:

  • Mínima irritabilidad
  • No deben eliminar en exceso la fracción lipídica epidérmica
  • ­Máxima inocuidad de sus componentes
  • Altamente protectores para la piel

La Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja que durante el baño se usen jabones neutros o discretamente ácidos y no perfumados, así como que se apliquen en pequeñas cantidades con la mano o con una esponja suave. “El abuso de jabones y la excesiva temperatura, frecuencia o duración de los baños o las duchas favorecen la aparición de sequedad cutánea o dermatitis irritativa”, defienden.

De este modo, el Colegio de Farmacéuticos de Huesca vuelve a insistir en que “es importante la elección adecuada de los cosméticos para la piel de nuestros pequeños”. Los productos para la higiene y el cuidado de la piel del bebé pueden contener detergentes, emolientes o antisépticos que, si se emplean de manera incorrecta o en exceso, pueden ocasionar el efecto contrario.

En este sentido, los detergentes deben aplicarse con especial cautela, ya que un lavado demasiado agresivo puede eliminar los lípidos constituyentes de la capa córnea, provocando la irritación y deshidratación de la piel. Mientras, los emolientes -para hidratar la piel- se deben utilizar siempre después del baño en todos los recién nacidos. Por otro lado, se desaconseja el uso rutinario de antisépticos tópicos porque una aplicación indiscriminada altera el ecosistema microbiológico cutáneo habitual y favorece la proliferación de otros microorganismos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar