¿Cómo es el sangrado de implantación durante el embarazo?

Sangrado de implantación

El sangrado de implantación dura hasta tres días y tiene un color más oscuro que la regla.

Se produce cuando el embrión rompe algunos vasos sanguíneos de la pared del útero en su fecundación

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Se conoce como sangrado de implantación a la ligera pérdida de sangre que se ocasiona después de que un óvulo haya sido fecundado. Suele presentarse entre los 10-14 días de la concepción y los expertos aseguran que es "normal".

A pesar de que todavía no se ha encontrado un método que determine el momento exacto en que se produce la implantación del óvulo fecundado en el útero, sí es posible estimar que la ovulación se produce a la mitad del ciclo menstrual y que la fecundación tiene lugar desde el mismo día de la ovulación hasta dos o tres días después.

El sangrado es, precisamente, el daño que ocasiona el embrión cuando se implanta en la pared del útero, llegando a romper algunos vasos sanguíneos cuando se coloca en la misma. De hecho, es este movimiento el que provoca este tipo sangrado, que suele llegar entre 10-14 días después de la ovulación y que, habitualmente, tiene un color más oscuro que el originado por la menstruación.

Así, para evitar confundirlo con el período, debido a que el mismo suele presentarse cuando el siguiente ciclo de la menstruación ya está fijado en el calendario, la Asociación Americana de Embarazadas aconseja hacerse un test de embarazo tres días después del sangrado para descartarlo.

El sangrado de implantación se considera uno de los síntomas tempranos del embarazo y hasta un tercio de las gestantes suelen padecerlo. Con todo, se trata de una anomalía leve que, además, no requiere de tratamiento alguno ni implica complicaciones posteriores en el parto o el bebé.

Sangrado de implantación en el embarazo

Según la misma fuente, el sangrado de implantación se ve "un poco diferente" al período común de la mujer, atendiendo a las siguientes características:

  • Mientras que el color de la menstruación suele ser de un rojo brillante a un rojo oscuro, la sangre de implantación tiene unas tonalidades que van de rosa claro a marrón oscuro.
  • El periodo de la mujer suele durar entre tres y siete días, pero el sangrado de implantación oscila entre dos horas y tres días completos.
  • Aunque es habitual encontrar coágulos en la sangre del período, estos cúmulos nunca aparecen en el sangrado de implantación.
  • La densidad del sangrado de implantación es menos denso, más diluido.
  • La cantidad de sangrado es inferior a la de la regla, ya que éste puede quedar en un manchado o pequeña secreción intermitente. "Sin embargo, las mujeres que están pasando por su primer embarazo probablemente sangrarán un poco más que las mujeres que están acostumbradas a la fijación del óvulo al útero", especifican.

Sin embargo, los especialistas recuerdan que no todas las mujeres tienen el mismo tipo de flujo sanguíneo durante su período menstrual y, por tanto, las diferencias varían según cada persona. No obstante, añaden que el sangrado de implantación también puede ir acompañado de una sintomatología que incluye las siguientes manifestaciones:

  • Cólicos o calambres leves
  • Cambios de ánimo o de humor
  • Dolores de cabeza
  • Náuseas
  • Sensibilidad en los pechos
  • Dolor en la parte inferior de la espalda

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar