¿Qué es el sangrado de implantación?

sangre de implantación

La sangre de implantación aparece entre diez y catorce días después de la ovulación.

El sangrado de implantación suele tener un color entre rosa claro y marrón oscuro

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Experimentar sangrado tras haber tenido una relación sexual de riesgo no es garantía para descartar un posible embarazo. En este artículo, los expertos nos hablan de qué es la sangre de implantación, por qué se produce y cómo detectarla.

"Cuando el óvulo fertilizado de seis a doce días de edad se une al revestimiento interior del útero, puede ocurrir algo conocido como sangrado de implantación. Este movimiento del óvulo puede resultar en sangrado ligero o manchado, que es completamente normal y no debe requerir ningún tipo de atención médica", explican desde la Asociación Americana de Embarazadas.

De hecho, un tercio de las embarazadas sufren esta anomalía que es muy similar al periodo menstrual pero que no debe ser confundido. Por ello, es fundamental hacerse un test de embarazo tres días después del sangrado para descartarlo.

Síntomas que acompañan al sangrado

Los especialistas indican que la sangre de implantación suele ir acompañada de otras manifestaciones como son:

  • Dolores de cabeza
  • Náuseas
  • Dolor en la parte inferior de la espalda
  • Sensibilidad en los pechos
  • Cólicos o calambres leves
  • Cambios de humor

Lo que sucede después de la inseminación es que el embrión se implanta en la pared del útero y este movimiento puede romper algunos vasos sanguíneos de la zona y provocar esta sangre.

Diferencias entre la sangre de implantación y la regla

Los expertos enumeran varias diferencias para distinguir entre la regla o menstruación y la sangre de implantación:

  • El color: el color de la menstruación suele ser de un rojo brillante a un rojo oscuro. Sin embargo, la sangre de implantación tiene unas tonalidades que van de rosa claro a marrón oscuro.
  • La duración: el periodo de la mujer suele durar entre tres y siete días, pero el sangrado de implantación oscila entre dos horas y tres días completos. "Las mujeres que no usan ningún tipo de anticonceptivos pueden sangrar más tiempo durante la regla, mientras que las mujeres que usan algún tipo de anticonceptivos pueden sangrar durante un tiempo más corto o no sangran en lo absoluto", subrayan.
  • Los coágulos: es habitual encontrar coágulos en la sangre de la menstruación, mientras que estos cúmulos nunca aparecen en el sangrado de implantación.
  • La cantidad: hay que tener en cuenta que este sangrado no es como la regla a nivel de cantidad. Puesto que se puede quedar en un manchado o pequeña secreción intermitente.

El sangrado suele ocurrir entre diez y catorce días tras la ovulación, mientras que la regla llega entre once y catorce días después de este proceso. Estos tiempos pueden inducir también a la confusión.

¿Por qué aparece la sangre de implantación?

Como hemos comentado, este hecho no es peligroso para la embarazada y se considera normal. Puede ocurrir por razones como estas:

  • Irritación del cuello uterino. Por ejemplo, tras la realización de exámenes ginecológicos.
  • Infección vaginal.
  • Esfuerzo excesivo al levantar pesos o hacer ejercicio.
  • Pequeñas heridas provocadas por las relaciones sexuales.

"Al menos el 50 por ciento de las mujeres que experimentan manchas/sangrado (aparte del sangrado de implantación) continuará teniendo un embarazo normal y saludable", concretan desde la asociación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar