¿Cómo planificar la alimentación de un bebé de 9 meses?

Alimentación infantil

Es peligroso iniciar la alimentación complementaria antes y/o después de los seis meses.

A esta edad puedes añadir, además de la lactancia materna, frutas, verduras, cereales o carne

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La nutrición es fundamental para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Sin embargo, ésta adquiere especial relevancia durante los primeros dos años de vida. De hecho, la introducción de diferentes alimentos en esta etapa marcará su relación con la comida cuando crezca. Concretamente, en este artículo de Apoteka, nos centramos en la alimentación que debe seguir un bebé de 9 meses.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) destaca que los bebés solo necesitan tomar leche materna hasta los seis meses y, a partir de ahí, se va incorporando poco a poco el resto de alimentos. En este sentido, los especialistas advierten que empezar con la alimentación complementaria antes y/o después de esta edad supone un peligro para la salud del pequeño.

De este modo, subrayan que es conveniente esperar hasta el medio año para que el organismo tenga la maduración necesaria a nivel neurológico, renal, gastrointestinal e inmune.

¿Cómo es la alimentación de un bebé de 9 meses?

Según los pediatras, a los 9 meses hay que continuar con la lactancia materna y, además, añadir progresivamente la siguiente lista de alimentos:

  • Cereales
  • Frutas
  • Hortalizas y verduras
  • Legumbres
  • Huevo
  • Carne
  • Pollo
  • Pescado
  • Aceite de oliva

Asimismo, añaden que la introducción de nuevos alimentos siempre tiene que hacerse en pequeñas cantidades, realizando los cambios, ya sean cuantitativos o cualitativos, de forma individualizada, lenta y progresiva. De esta forma, el niño se va adaptando poco a poco a los nuevos sabores y es más fácil detectar qué alimento específico es el causante de los eventuales problemas que puedan presentarse, como las alergias o las intolerancias.

Por otro lado, indican que es preferible evitar el consumo de bebidas azucaradas y zumos de frutas antes del año, así como que se debe controlar la costumbre de añadir azúcar, miel o edulcorantes para facilitar el proceso.

¿Cómo cocinar los alimentos en una dieta infantil?

Los mismos profesionales recogen una serie de ideas y preparados para que esta transición sea lo más sencilla posible tanto para los padres como para los hijos y aportan las siguientes indicaciones:

  • Verduras y legumbres: los bebés pueden comer tanto verduras frescas de temporada como congeladas. Lo ideal es cocerlas con poca agua, triturarlas y añadirles un poco de sal y aceite. Cuanto más espeso sea el puré, más alimento tendrá. No obstante, antes del año no se aconseja dar acelgas ni espinacas.
  • Frutas: se pueden preparar trituradas o aplastadas y mezcladas entre ellas. "Algunos bebés prefieren chupar y roer la fruta en trozos, sobre todo a partir de los 8-9 meses, que ya los pueden coger con la mano o comer trocitos pequeños", detallan.
  • Carnes: a partir de los seis meses, los más pequeños ya pueden comer pollo, pavo, cordero, ternera y cerdo, que es la última carne que debe darse y, preferiblemente, partes con poca grasa.
  • Pescados: puede ser fresco o congelado, blanco o azul. Pero hay que limitar el consumo de emperador, pez espada, cazón, tintorera y atún, debido a la posibilidad de contaminantes como el metilmercurio.
  • Huevo: se introduce inicialmente de forma cocida y se comienza generalmente por la yema. Puedes añadirlo a otros alimentos, en puré o troceado, pero tendrás que esperar hasta los 11 meses para contar con el huevo entero.
  • Cereales: tienen que comer cereales sin gluten (arroz y maíz) y cereales con gluten (avena, centeno, cebada y trigo). Puedes añadirlo como pasta en el puré (fideos, sémola o algún macarrón) o dándole a mordisquear una galleta o un trozo de pan.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar