Conservación adecuada de la leche materna

alimentación bebé

La leche descongelada aguanta en la nevera hasta 24 horas.

La leche materna se puede conservar a temperatura ambiente, en el frigorífico o en el congelador

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Aunque la mejor forma de dar leche materna es de forma directa a través del amamantamiento, hay situaciones como la incorporación al trabajo o la hospitalización de tu pequeño que lo impiden. Sin embargo, actualmente contamos con medios como el sacaleches para no renunciar a esta técnica. En este artículo de Apoteka te explicamos cómo conservar la leche materna en la nevera, así como el proceso para descongelarla sin desperdiciarla.

"La leche materna, debido a sus propiedades y composición, es más fácil de conservar y almacenar que la leche artificial", indica la Asociación Española de Pediatría (AEP). No obstante, advierten de que deben seguirse una serie de recomendaciones para preservar las condiciones de higiene y valores de la leche materna.

Para prolongar la lactancia materna es necesario que cuentes con un sacaleches (manual o eléctrico). Son fáciles de usar, aunque requieren práctica al principio, y algunos tienen un tamaño reducido para transportarlo cómodamente. Además, desde el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla explican que también hay diferentes botes y bolsas estériles en el mercado que se adaptan a cada tipo de aparato.

Una vez dispongas de todo el material necesario, solo falta que extraigas la leche y la guardes en la nevera o en el congelador, en función del tiempo que vaya a transcurrir hasta su consumo. Para ambos casos se deben cumplir unas condiciones específicas que te detallamos a continuación.

Conservación correcta de la leche materna

La leche materna se puede extraer para su posterior utilización garantizando su conservación adecuada a temperatura ambiente, en refrigerador o en congelador, en función del tiempo que se vaya a tardar en utilizarla. Según la AEP, estos son los pasos que debes seguir en cada uno de ellos:

  • A temperatura ambiente, la leche puede durar un máximo de 24 horas con 15 grados, mientras que si la temperatura es de 25ºC hay que consumirla antes de que pasen 6 horas. A medida que haga más calor, menor será el tiempo de conservación: solo dura cuatro horas si hace más de 30ºC.
  • En la nevera, con una temperatura de entre 0 y 4 grados, la leche se conservará en buen estado hasta ocho días. Se recomienda que ésta no se coloque en la puerta del frigorífico para que la temperatura sea más estable.
  • Si está en un congelador que se encuentra dentro de la nevera, se podrá conservar durante dos semanas. En un congelador que es parte del frigorífico pero con puertas separadas (tipo combi), puede durar de 3 a 4 meses. Mientras que si el congelador es independiente, pueden transcurrir hasta seis meses con una temperatura constante de -19ºC.

Mª Luisa Hermosa Sánchez de Ibargüen, farmacéutica del COF de Sevilla, destaca que la leche descongelada aguanta en la nevera hasta 24 horas pero no se debe volver a congelar. Tampoco se debe descongelar o calentar en el microondas. Así, recomienda que este proceso se realice sumergiendo el recipiente en otro con agua tibia sin llegar nunca a hervir, "ya que podría disminuir su valor nutricional". Por otro lado, la AEP añade que "la leche que haya probado el bebé tampoco debe almacenarse de nuevo".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar