Corte de digestión en verano: síntomas y cómo evitarlo

corte de digestión

Para evitar un corte de digestión, se aconseja ducharse antes de meterse en el agua.

Las náuseas, el dolor de cabeza o el zumbido en los oídos pueden ser síntomas de un corte de digestión

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Cuántas veces no has podido darte un chapuzón porque tus padres te obligaban a esperar dos horas para hacer la digestión? Un tiempo eterno en el que el reloj se movía más lento que nunca, pero nuestros progenitores lo hacían por nuestro bien, porque querían evitar a toda costa que sufriéramos un corte de digestión. A continuación, los farmacéuticos nos explican en qué consiste el corte de digestión y por qué ocurre en verano.

“El corte de digestión, científicamente conocido como síncope o desmayo por hidrocución, es típico de la época estival, ya que es más habitual el cambio brusco de temperatura que experimentamos al pasar del calor ambiental al frío al sumergirnos en el agua”, indican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof).

Tal y como explican los expertos, la exposición prolongada al sol hace que nuestras venas y arterias se dilaten. Si nos metemos al agua de forma brusca, se producirá un estrechamiento de los vasos sanguíneos y al haber acumulación de sangre en el tubo digestivo por la digestión de alimentos, se producirá una especie de secuestro del riego sanguíneo cerebral, lo que puede provocar un desmayo. Por lo tanto, es más un problema circulatorio que digestivo, ya que se produce un shock termodiferencial.

No obstante, no solo ocurre tras la ingesta copiosa de alimentos, otras causas que pueden producir el corte de digestión son: la temperatura del agua por debajo de 18ºC, la ingesta de psicofármacos o los trabajos físicos a altas temperaturas.

Síntomas de un corte de digestión

Es importante detectar si se está produciendo un síncope por hidrocución o corte de digestión, ya que supone un gran riesgo de sufrir una parálisis de la respiración y de la circulación sanguínea, señalan los especialistas. Por ello, hay que reconocer los síntomas que nos alertan y salir del agua si sentimos cualquiera de estas manifestaciones:

  • Escalofríos intensos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Zumbido de oídos
  • Dificultad en la visión
  • Dolor de cabeza
  • Pulso débil

“Ante esta situación debemos sacar a la persona del agua, cubrirla del sol y, siempre que sea posible, practicarle respiración artificial y masaje cardiaco. En caso contrario intentaremos mantener a la persona consciente mientras llegan los servicios de urgencia”, apuntan los farmacéuticos. Dicha actuación podría salvar vidas.

¿Cómo prevenir un corte de digestión?

Asimismo, desde el Cgcof indican una serie de recomendaciones para evitar que los niños y los adultos sufran un corte de digestión este verano. En concreto, mencionan las siguientes:

  • Esperar que transcurran dos horas desde la última comida hasta que nos bañemos, una vez que hayamos hecho la digestión.
  • Minimizar los contrastes térmicos entre la temperatura ambiente y la del agua. Por ejemplo, ducharse antes de entrar al agua o mojarse algunas partes del cuerpo antes de introducirse.
  • No hacer ejercicios físicos intensos antes de bañarnos, esto aumenta la diferencia térmica y la posibilidad de sufrir un corte de digestión.
  • En relación con el punto anterior, no beber líquidos muy fríos de forma rápida tras hacer ejercicio físico.
  • Se recomienda siempre nadar en zonas vigiladas con medidas de seguridad.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar