Esclerosis múltiple: qué es, síntomas y tratamiento

esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple tiene síntomas neurológicos y sensoriales, entre otras manifestaciones.

Dejar de fumar y evitar la obesidad en la infancia pueden prevenir la esclerosis múltiple

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Cerca de 55.000 personas tienen Esclerosis Múltiple (EM) en España. Una cifra que asusta y que sitúa a nuestro país en riesgo medio-alto en esta enfermedad. En este artículo vamos a ver qué es, sus síntomas y su tratamiento con la ayuda de los farmacéuticos.

¿Qué es la esclerosis múltiple? “Se trata de una alteración de la mielina en el Sistema Nervioso Central (SNC), y exceptuando los traumatismos, es actualmente la causa más frecuente de discapacidad neurológica en adultos jóvenes”, afirma el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof) en el punto farmacológico de esta enfermedad.

En cuanto al momento de la aparición de la patología suele estar entre los 16 y los 50 años, siendo más habitual de los 20 y 40 años. Además, es de 2 a 4 veces más común en mujeres. En cuanto a las probabilidades de parecer EM, son de 0,1 por ciento, y hay un componente ambiental y una predisposición genética.

Síntomas de la esclerosis múltiple

Entre las manifestaciones que presenta las personas con esclerosis múltiple están las siguientes, según los farmacéuticos:

  • Alteraciones neurológicas: deterioro cognitivo leve (pérdida de memoria, dificultad de concentración), depresión, ansiedad y trastornos psicóticos.
  • Alteraciones sensoriales: picor, hormigueo, entumecimiento, dolor o incluso pérdida completa de la sensibilidad táctil.
  • Trastornos visuales: visión borrosa, distorsión de la percepción de los colores, ceguera o inflamación del nervio óptico (neuritis óptica).
  • Alteraciones musculares: debilidad muscular, fatiga y tensión o rigidez de los músculos. Si afecta a los nervios craneales, puede provocar parálisis facial.
  • Disfunciones sexuales: dificultad para alcanzar el orgasmo, falta de sensibilidad vaginal e impotencia en el varón.
  • Alteraciones del equilibrio y la coordinación: debilidad o torpeza en las extremidades, temblor o dificultad de coordinación.
  • Alteraciones urológicas e intestinales: incontinencia urinaria y estreñimiento o diarrea.

De hecho, señalan como uno de los síntomas más característicos los trastornos de la marcha, que aparecen en casi el 50 por ciento de los pacientes. En el caso de que sean muy intensos, dificultan el caminar o el ponerse de pie.

Tratamiento de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple ha sido una de las beneficiadas en los avances conseguidos en enfermedades autoinmunes, la inmunología y las técnicas de biología molecular. “Se ha permitido la introducción de nuevos medicamentos con acción más específica sobre el sistema inmune y se ha conseguido ralentizar en algunos casos la evolución de la enfermedad y no solo paliar su sintomatología”, afirman desde el Cgcof.

De hecho, en los últimos 20 años, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha aprobado 13 medicamentos en la Unión Europea para el tratamiento del curso de la enfermedad. Estos fármacos sirven para:

  • Reducir la gravedad y la frecuencia de las recaídas para contrarrestar sus efectos clínicos.
  • Limitar la discapacidad persistente y su progresión.
  • Aliviar los síntomas que hemos citado anteriormente.
  • Promover la reparación tisular o de tejidos.

Consejos para prevenirla

En la esclerosis múltiple, como en muchas otras enfermedades, la prevención es fundamental. Llevar a cabo una serie de hábitos sanos evitará la aparición de este tipo de patologías. Los farmacéuticos aportan las siguientes recomendaciones al respecto:

  • Dejar de fumar. Está demostrado que fumar incrementa en un 40 por ciento el riesgo de desarrollar EM. “Se ha sugerido que hasta un 8 por ciento de los casos de EM podrían evitarse si se elimina la influencia del tabaco”, apuntan.
  • Mantener unos niveles de vitamina D adecuados. Los niveles bajos de esta vitamina incrementan la probabilidad de sufrir esta enfermedad. En este sentido, mencionan el papel protector de una mayor exposición a la luz solar.
  • Evitar la obesidad en las etapas tempranas de la vida. La obesidad duplica el riesgo de tener EM. Por ello, se cree que hasta un 15 por ciento de los casos se podrían prevenir si se evita la obesidad en la infancia.
  • En relación con el punto anterior, hay que lograr tener una dieta variada y la práctica de ejercicio físico de forma regular.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar