Evita las manchas de la piel por el sol y protégete desde la botica

Las manchas en la piel aparecen más en mujeres y también tienen relación con las hormonas.

Las manchas en la piel son fruto de un daño solar que puede venir de tiempo atrás

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

El invierno resulta adormecedor para algunas patologías de la piel pero cuando llega el verano ¡Pum! Aparecen de nuevo, como si de un truco de magia se tratara. Hablamos de las manchas en la piel o hiperpigmentación, cuya manifestación está muy relacionada con la exposición al sol. Por ello, desde la farmacia aconsejan no olvidar el uso de fotoprotector y combinarlo con una limpieza correcta para mantener la dermis limpia y sana.

El cuidado de estas manchas ayudará a su casi eliminación, pero sin olvidar que se trata de un problema que se mantendrá en el tiempo. “Se trata de una cuestión crónica de la piel y hay que asumirlo, pero con constancia en el cuidado se pueden obtener muy buenos resultados”, indica Blanca González, vocal de Dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña (Cofc).

Tipos de manchas en la piel

Hay muchos tipos de manchas en la piel, la farmacéutica señala estos dos como los principales por los que acuden las personas a las boticas:

  • Melasma: las manchas tienen bordes irregulares y suelen aparecer a las mujeres. La melasma es simétrica en ambos lados de la cara.
  • Léntigos: tienen bordes más definidos en una zona concreta y ya no se da en los dos lados de la cara.

Ambos tipos están relacionados con la exposición solar y son de color marrón. La experta subraya que se tiene que presta atención a estas patologías y utilizar fotoprotector. “Siempre que hay un melasma o un lentigo hay un daño solar en la piel. Hay gente que nos dice que ahora se protegen, pero eso no importa, ya que estas manchas pueden venir de tiempo atrás porque la piel tiene memoria“, afirma González.

No obstante, matiza que tener un melasma o léntigos no significa que inevitablemente aparezca un tumor, sino que no se ha cuidado ni protegido la piel como es debido.

Causas y zonas de las manchas de la piel

Estas manchas son más frecuente en mujeres y más en aquellas que son de fototipos altos (pieles oscuras). Respecto a las causas, además del sol, se encuentran muy relacionadas con las hormonas sexuales; por ello, aparecen en embarazadas o mujeres que toman píldoras anticonceptivas. También pueden verse como reacción adversa a un medicamento.

En cuanto a las zonas en las que se encuentran, en el caso de menasma son:

  • Pómulos
  • Mandíbulas
  • Centro de la frente
  • Encima del labio

Mientras que los léntigos se pueden presentar en cualquier lugar de la cara y, habitualmente, en escote y manos. Sea como sea, se recomienda acudir a un dermatólogo para valorar la mancha.

¿Se pueden eliminar las manchas en la piel?

Es posible la eliminación de estas manchas, aunque no de forma total, pero sí que se puede atenuar mucho su manifestación. “En invierno a penas se verán, pero en verano es normal que aunque nos protejamos del sol aparezcan”, comenta la farmacéutica. En este sentido, añade que es imprescindible ser constante con la aplicación del fotoprotector en cualquier momento del año, porque solo así se pueden lograr buenos resultados.

Además, para el tratamiento de estas manchas se aconsejan cremas con sustancias despigmentantes, que actúan en los diferentes niveles de la formación de la melanina. También habrá que utilizar productos que aceleren el proceso de renovación celular y antioxidantes para completar la acción del fotoprotector.

“Al final lo que ocurre en estos casos es una hiperproducción de melanina, que es el pigmento que da color a la piel y hay que utilizar productos para controlarla”, explica González.

Recomendaciones para convivir con las manchas

El Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof) da una serie de recomendaciones para cuidar que estas manchas no vayan a más, concretamente estas:

  • Utilizar fotoprotector de manera obligatoria, tanto tópico (cremas factor 50) como oral
  • No exponerse al sol de 12:00 a 16:00 horas
  • Realizar una limpieza profunda de la piel por la mañana y por la noche
  • Evitar la depilación facial con cera, láser, exfoliaciones y peelings profundos
  • No aplicar cosméticos que puedan provocar fotosensibilidad
  • Adquirir exfoliantes químicos de uso domiciliario para favorecer la renovación celular
  • Proteger los ojos con gafas de sol con las máximas garantías

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar