Guía de ejercicios de Kegel para hacer durante el embarazo

ejercicios kegel embarazo

Los ejercicios de Kegel durante el embarazo fortalecen el suelo pélvico.

Los ejercicios de Kegel se deben hacer tres veces al día a partir del segundo trimestre de embarazo

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Controlar el suelo pélvico es fundamental a la hora de dar a luz. Por ello, realizar los conocidos ejercicios de Kegel durante el embarazo es bueno para ello. En este artículo los expertos nos cuentan sus beneficios y nos guían a la hora de hacerlos.

"Los ejercicios de Kegel son movimientos que ayudan a las mujeres embarazadas a fortalecer los músculos que se encuentran en el suelo pélvico. Pueden ser realizados casi desde cualquier postura y movimiento: sentadas, acostadas, cuando descansamos o incluso comiendo”, indican desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME).

Tal y como señalan las especialistas, se trata de contraer y relajar los músculos que dan soporte a la vejiga, el recto y el útero. De hecho, no solo se aconseja hacerlos durante el embarazo, sino también en el postparto.

Beneficios de los ejercicios de Kegel en el embarazo

Las matronas señalan algunas de las ventajas y para qué sirve realizar los ejercicios de Kegel en el embarazo:

  • Relajar y tonificar el suelo pélvico para fortalecer los músculos de esta zona.
  • Evitar las pérdidas de orina. Por ello, se les recomienda a las mujeres que tienen incontinencia urinaria y/o fecal.
  • Facilitar el parto.
  • Solucionar o reducir complicaciones a la hora del control intestinal.
  • Mejora los síntomas producidos por los prolapsos de órganos pélvicos.
  • A la hora de tener relaciones sexuales más placenteras, tonificar esta musculatura es beneficioso.
  • Se aconseja también para jóvenes deportistas para "contrarrestar los impactos que el deporte produce sobre esta musculatura".
  • Para las mujeres que atraviesan la menopausia, los ejercicios de Kegel previenen las disfunciones de suelo pélvico derivadas de los cambios hormonales que debilitan los tejidos.

Durante el embarazo se tienen que practicar los ejercicios con regularidad a partir del segundo trimestre. Asimismo, en la etapa de posparto son útiles para controlar la vejiga y el esfínter anal, así como fortalecer y recuperación de toda la musculatura perineal afectada.

Ejemplos de ejercicios de Kegel en el embarazo

Desde FAME especifican cómo hacer estos ejercicios correctamente:

  • En primer lugar, hay que localizar los músculos que queremos trabajar. No se debe confundir con contraer los glúteos, los aductores o los músculos rectos del abdomen.
  • Realizar entre 8 y 12 contracciones de intensidad máxima. "Cada contracción ha de tener una duración de entre 3 y 10 segundos (aguantar más o menos dependerá del estado actual de tu musculatura), apuntan.
  • Hacer una contracción más prolongada y lenta.
  • Respirar de manera natural al contraer y relajar el suelo pélvico, no hay que aguantar la respiración.
  • Mantener la columna vertebral alargada y la pelvis en posición neutra para hacer estos movimientos. Tener la postura correcta también influye.
  • Realizar estos ejercicios tres veces al día. Concretamente, se aconseja hacer tres series de 10 a 15 repeticiones al día y descansar entre una serie y otra.

"No es bueno acostumbrarse a usar los ejercicios de Kegel para iniciar y detener el chorro de orina. Hacer los ejercicios de Kegel mientras se vacía la vejiga en realidad puede causar un vaciamiento incompleto, lo cual aumenta el riesgo de una infección de las vías urinarias", subrayan.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar