Menopausia y sequedad vaginal: sigue estos consejos para aliviarla

menopausia-sequedad-vaginal

La menopausia es un proceso biológico que suele aparecer entre los 45 y 55 años

En la farmacia se pueden encontrar lubricantes para mejorar la hidratación vaginal en la menopausia

Sonia Navarro
Se lee en 3 minutos

La menopausia es una etapa de la vida de la mujer que llega de forma natural entre los 45 y 55 años, aproximadamente. No debe ser tratada como una enfermedad, sino como un proceso biológico en el que se terminan los ciclos menstruales y los niveles de hormonas -estrógenos – descienden notablemente.

Este cambio hormonal es el responsable de los síntomas que se suelen asociar a la llegada de la menopausia. Entre ellos destacan la sequedad vaginal, los sofocos, los cambios de humor y el aumento de grasa corporal.

Síntomas en la menopausia a corto plazo

Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real explican que estos suelen ser los síntomas que perciben las mujeres a corto plazo, cuando comienza a faltarles el periodo. Además, reiteran que no se considera que una mujer está en la menopausia hasta que no pasa 12 meses sin el menstruación.

Para ponerle solución a estos síntomas, existen distintas alternativas disponibles en la farmacia.

  • Lubricantes y geles para la sequedad vaginal. La sequedad vaginal es uno de los síntomas más característicos de la menopausia. El descenso del nivel de estrógenos provoca la aparición de esta patología que llega a afectar tanto a las relaciones sexuales como al día a día de la mujer. Para ponerle solución existen diferentes tipos de lubricantes y geles que alivian esta sequedad, hidratando la zona vaginal y mejorando el bienestar.
  • Suplementos con isoflavonas. En las boticas ponen a disposición de las mujeres en la menopausia distintos suplementos con isoflavonas de origen vegetal -procedentes del soja mayoritariamente- para tratar de contrarrestar el desequilibrio hormonal que produce esta etapa de vida. Estas suelen presentarse en formato comprimido para tomarlas de una a dos veces al día, dependiendo de la indicación del farmacéutico o del prospecto del producto.
  • Aumento de peso. En la menopausia, las mujeres también pueden afrontar un aumento de peso al incrementar los niveles de grasa corporal. Para ponerle solución, además de una dieta baja en grasas y rica en verduras, se pueden optar por suplementos ‘capta grasas’ que ayuden a reducir la absorción de estos lípidos por parte del organismo.

Síntomas en la menopausia a largo plazo

Una vez superadas las primeras etapas de la menopausia, el cuerpo entra en un periodo en el que la menopausia puede desencadenar problemas de osteoporosis. Desde la Fundación Española de Reumatología señalaban que 1 de cada 4 mujeres en la menopausia sufre esta enfermedad.

Para evitar la progresión de esta, desde el Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real recomiendan mantener unos niveles óptimos de calcio y vitamina D en el organismo, esta última es la responsable de que el calcio que consumimos sea absorbido por los huesos.

La vitamina D llega mayoritariamente a nuestro organismo a través de la radiación solar y por los alimentos que consumimos. Aún así, pueden presentarse niveles bajos de esta vitamina en determinados casos. Para solucionarlo existen distintos suplementos de esta vitamina de venta en farmacia.

Otro efecto a largo plazo es el incremento de riesgo coronario. Los farmacéuticos de Ciudad Real recuerdan que “al desaparecer el efecto protector de los estrógenos”, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares aumenta en las mujeres llegando a ser similar al riesgo que tienen los hombres.

Hábitos de vida saludables en la menopausia

Mantener una buena calidad de vida durante la menopausia es posible con los consejos sobre hábitos que ofrecen los expertos del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real. Estos son los siguientes:

  • Cuidar la dieta. La alimentación debe contener suficientes productos ricos en calcio para prevenir la osteoporosis. También se deben evitar el consumo de grasas, y potenciar el de vegetales que ayuden a evitar el sobrepeso y reduzcan el riesgo cardiovascular.
  • Practicar ejercicio. La práctica de ejercicio aeróbico mejora la calidad de los huesos, además de reducir los niveles de estrés y ansiedad. También ayuda a controlar el aumento de peso.
  • Evitar hábitos dañinos para el organismo. El tabaco y el alcohol deben desaparecer de la vida de las mujeres en la menopausia.
  • Acudir al ginecólogo. Las revisiones periódicas no deben dejarse de hacer cuando se alcanza la menopausia, estas deben continuar de forma anual.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar