Lagoftalmos: por qué se desarrolla y cómo tratarlo

lagoftalmos

El lagoftalmos puede provocar ojo seco grave.

El lagoftalmos es una patología ocular que consiste en el cierre incompleto de los párpados al dormir

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Seguro que tienes un amigo que no cierra del todo los ojos cuando duerme y tu galería de fotos del móvil está llena de esta imagen. Aunque en un principio pueda resultar gracioso, se trata de una patología ocular que se denomina lagoftalmos y puede tener consecuencias fatales para el ojo. En este artículo, los especialistas nos cuentan de qué se trata el lagoftalmos, sus causas y cómo podemos tratarlo.

El cierre incompleto de los párpados al dormir o parpadear es un trastorno llamado lagoftalmos. La superficie ocular queda más expuesta y, como consecuencia, aumenta la posibilidad de evaporación de la película lagrimal“, explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof). “Puede ocasionar ojo seco grave que, si no se trata, podría llevar a la aparición de úlceras corneales”, añaden.

De hecho, sus principales síntomas están relacionados con esta exposición de la superficie ocular y la sequedad. Las siguientes manifestaciones son las más habituales en las personas con lagoftalmos: lagrimeo, sensación borrosa, sensación de cuerpo extraño e irritación ocular.

Causas del lagoftalmos

Los farmacéuticos señalan que esta patología ocular puede ser ocasionada por:

  • Blefaroplastia: es la cirugía utilizada para reparar los párpados caídos.
  • Malposición de los párpados.
  • Efecto secundario de una parálisis facial.

Desde el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) indican que el problema puede ser paralítico, es decir, cuando el nervio facial que transmite la información nerviosa al músculo no puede hacerlo. “Cuando este nervio se ve afectado por cualquier causa (parálisis facial, tumores, traumas, enfermedad cerebro-vascular, etc) el músculo pierde fuerza impidiendo el cierre total de los párpados”, concretan.

Por otro lado, si la causa es mecánica significa que la función nerviosa del músculo funciona correctamente, pero hay factores externos que no permiten el cierre. Los expertos señalan como ejemplos las cicatrices en los párpados o la conjuntiva, la retracción palpebral, la exoftalmos o la laxitud palpebral, entre otros.

Tratamiento del lagoftalmos

El lagoftalmos no puede evitarse, así que no hay medidas preventivas. Sin embargo, desde IMO subrayan que si esta patología es leve y genera pocos síntomas se puede tratar de forma sencilla.

La clave está en lubricar la superficie ocular para evitar complicaciones y que el ojo seco no empeore. Estos son los consejos que aportan los farmacéuticos de Valencia:

  1. Hacer masajes con los dedos sobre los párpados. “Una vez practicados los masajes drenantes, realizar varios parpadeos fuertes que ayuden a liberar el contenido de las glándulas. Es recomendable realizarlo varias veces al día”, apuntan desde Micof.
  2. Cuidar la higiene diaria de párpados, pestañas, ojos y manos. Con gasas de farmacia y suero fisiológico podemos limpiar estas zonas.
  3. No olvidarse de parpadear, ya que cuando hacemos actividades de gran concentración como leer o usar pantallas no parpadeamos lo suficiente.
  4. No tener los ojos muy abiertos.
  5. Hidratarse con la adecuada ingesta de líquidos.
  6. Seguir una dieta con una buena ingesta de ácidos grasos omega 6 y omega 3 y de vitaminas A, E, C y antioxidantes, ya que “son nutrientes esenciales para que la capa lipídica de la lágrima sea lo más eficaz posible en su protección evaporativa“.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar