¿Qué son las lentes convergentes? Usos y aplicaciones

lentes convergentes

Las lentes convergentes pueden utilizarse para la presbicia y el astigmatismo, entre otros.

Las lentes convergentes ayudan a que los rayos de luz atraviesen un punto y mejoran la visión

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Quizá lleves lentes convergentes y lo desconozcas. Se trata de un tipo de gafas para problemas ópticos concretos. En este artículo, los expertos nos cuentan qué son las lentes convergentes, cuándo usarlas y de qué materiales existen.

"Las gafas son complementos sanitarios necesarios para la compensación de defectos de refracción, como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia", tal y como explican desde el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO). De hecho, más de la mitad de la población lleva gafas o lentillas (lentes de contacto).

Los especialistas especifican que la principal característica de las lentes convergentes es que tienen dos superficies y como mínimo una de ellas es curva.

Tipos de lentes convergentes

Las lentes convergentes son convexas porque son más gruesas en la parte central que en los bordes. El objetivo de esta particularidad es que concentren los rayos que las atraviesan en un punto. Existen tres tipos:

  • Planoconvexas: están compuestas por una superficie plana y otra convexa.
  • Bioconvexas: en este caso, las dos superficies son convexas.
  • Concavoconvexas: están formadas por una superficie convexa y otra ligeramente cóncava.

¿Cuándo usar lentes convergentes?

Según los expertos, las lentes convergentes tienen que usarlas las personas con:

  • Hipermetropía. Cuando el globo ocular es demasiado corto, es decir, hipermétrope, se tiene que compensar con ayuda de unas lentes convergentes. "De manera que la imagen se sitúe sobre la retina", señalan desde el CNOO.
  • Presbicia. Por otro lado, los ópticos apuntan que las gafas no solo sirven para corregir defectos de la visión, sino también para "compensar la reducción de eficacia que con la edad experimenta el cristalino, llamado presbicia". Por lo tanto, también necesitan unas gafas de cerca con dichas lentes para mejorar su visión.
  • Astigmatismo. Las personas con astigmatismo tienen una córnea ovalada o irregular, para corregir esta curvatura se necesitan dos tipos de cristales (uno de superficie esférica y otro cilíndrica). Por ello, pueden usar lentes convergentes.
  • Cataratas. Asimismo, tras una operación de cataratas en las que se coloca una lente intraocular, es habitual que se necesiten lentes de este tipo para ver de cerca o compensar el astigmatismo provocado por la cirugía.

¿De qué están hechas las lentes convergentes?

Los ópticos mencionan diferentes materiales con los que están hechos las lentes como vidrio, cristal o plástico. Concretamente, estos materiales se suelen dividir en dos grupos:

  • Orgánico: se caracterizan por ser ligeras y resistentes a los golpes. Además, se puede controlar si son lentes más delgadas o gruesas y hacer que sean compatibles con todo tipo de monturas.
  • Mineral: por otro lado, las lentes que están hechas con cristal son difíciles de rayar y se pueden usar en condiciones extremas. No obstante, son poco resistentes a los golpes y si hay que hacer correcciones visuales muy altas pueden ser pesadas e incómodas.

Lo mejor es consultar con tu óptico de confianza para que evalúe tu problema visual y decida qué lentes son las más adecuadas para ti. En este sentido, tener las gafas bien graduadas es fundamental para sobrellevar estos defectos ópticos citados.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar