¿Qué son y para qué sirven los retinoides?

cuidados piel

Los retinoides estimulan la renovación celular y reducen las líneas de expresión y arrugas.

Están indicados para el acné, la psoriasis o el fotoenvejecimiento

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Para lucir una piel cuidada y sana es necesario cumplir estrictamente con una buena rutina de hidratación y limpieza con productos acordes a las características de cada dermis. En la farmacia, hay un amplio abanico de cosméticos para ello. En este artículo, nos centramos en aquellos que contienen retinoides.

¿Qué son y para qué sirven los retinoides?

Los retinoides son unas moléculas químicamente relacionadas con la vitamina A o retinol que se emplean principalmente sobre el crecimiento de las células epiteliales. Estimulan la renovación celular y mejoran la calidad de la piel al promover la producción de colágeno y elastina, reduciendo las imperfecciones, líneas de expresión y arrugas.

Asimismo, cierran el poro y reducen las manchas, regulan la producción de grasa, tienen efecto antioxidante, avivan el brillo de la piel revelando una piel visiblemente más joven, combaten la flacidez y mejoran la textura de la dermis.

Los retinoides se pueden administrar por vía oral y tópica y están indicados para:

  • Acné
  • Psoriasis
  • Fotoenvejecimiento
  • Deficiencia de vitamina A
  • Melasma
  • Linfoma cutáneo de células T
  • Hiperpigmentación postinflamatoria

Concretemente, en las formulaciones tópicas se puede encontrar como retinol o tretinoína.

¿Cómo aplicar los cosméticos con retinoides?

“Los cosméticos con esta formulación tienen muchos beneficios a nivel cutáneo y son imprescindibles en todas las rutinas de cuidados de la piel y a cualquier edad”,  indica Gema Herrerías, experta en Dermofarmacia del Colegio General de Farmacéuticos (Cgcof). No obstante, se desaconseja su uso durante el embarazo y la lactancia.

Los retinoides están disponibles en diferentes concentraciones y formulaciones. Aunque es cierto que cuanto mayor es la concentración más pronto son visibles los resultados, se trata de una opción peligrosa porque puede irritar la piel. Por ello, la especialista recomienda introducirlos poco a poco y siempre sobre la piel bien seca y limpia.

De hecho, siempre se aconseja empezar con las concentraciones más bajas, aplicarlas en días alternos y preferiblemente por la noche. Más adelante, y en función de cómo el paciente tolere el tratamiento, podría incrementarse su uso.

Por otro lado, en caso de que se necesiten altas concentraciones para tratar un tipo de problema cutáneo determinado, los farmacéuticos recomiendan acudir al dermatólogo.

Efectos secundarios de los retinoides

Entre los efectos adversos más comunes que aparecen tras aplicar fórmulas con retinoides, se hallan:

  • Sequedad
  • Irritación
  • Enrojecimiento
  • Picor
  • Descamación cutánea

“Unos efectos que pueden ser menores si las concentraciones de esta sustancia es baja o si se eligen presentaciones que además de retinoides incluyen agentes calmantes o hidratantes”, señala Herrerías. Por esta razón, la especialista dice que es “importante” alternar el tratamiento de retinoides con productos regenerantes o cremas de transición que aporten confort y mejoren la adherencia.

Otra de las consecuencias de estos productos es que son fotosensibles. Debido a que favorecen la renovación de las células de la piel, pueden producir inflamación y, en consecuencia, aumentar el riesgo de sufrir quemaduras solares. Por ello, se recomienda utilizarlos de noche. Y, en caso de que se empleen de día, acompañarlos siempre de un factor de protección solar de amplio espectro.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar