Tengo lunares nuevos: ¿Debería preocuparme?

lunares nuevos

Los lunares a priori no son peligrosos pero hay que vigilar si cambian de color y tamaño.

Tener más de 50 lunares supone un mayor riesgo de desarrollar cáncer cutáneo

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Te has encontrado con un lunar nuevo en tu cuerpo recientemente? A priori, no es una mala noticia, pero presta atención a estas manchas porque si cambian de color o tamaño podrían ser peligrosas. En este artículo, los expertos nos cuentan por qué hay que revisarse los lunares nuevos y vigilarlos.

“Los lunares son tumores benignos resultantes del cúmulo de las células que le dan color a la piel, llamadas melanocitos. A los lunares también se les denomina nevus”, indican desde la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Los especialistas señalan que hay que observar el patrón de crecimiento. “Habitualmente se inician como una mancha o peca que progresivamente, va aumentando de tamaño. Suelen ser de color marrón por un pigmento de la piel que nos protege de la radiación solar llamado melanina”, añaden. Además, pueden estar en cualquier lugar de la piel, solos o agrupados.

¿Cómo evitar que los lunares se vuelvan malignos?

Desde la AEDV comentan que para evitar el cáncer de piel y que los lunares se vuelvan malignos, las claves son no tomar el sol de manera excesiva y usar fotoprotección alta (del 50).

Los lunares presentes desde el nacimiento, también llamados nevus congénitos de tamaño superior a 10 cms, y los nevus clínicamente atípicos deben de ser revisados por un dermatólogo al menos una vez al año o en caso de que presenten algún cambio clínico”, concretan los expertos.

En este sentido, desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof) también animan a protegerse del sol y cuidar de estos lunares. “Hay personas de riesgo para desarrollar cánceres de piel, entre ellas las de piel clara que tienen gran número de pecas o lunares, siendo el melanoma el más peligroso, por producir metástasis que pueden extenderse a otros órganos”, explican los farmacéuticos.

“Su detección precoz hace posible su curación y por ello se deben vigilar los signos de alerta, como lunares o pecas que cambian de asimetría, bordes, color o diámetro, aumentado de tamaño”, añaden los profesionales de la botica.

Para salir de dudas, lo mejor es acudir a un dermatólogo que dará el diagnóstico definitivo tras la extirpación o biopsia del lunar y el estudio al microscopio.

Consejos para prevenir el cáncer cutáneo

Tanto desde el Cgcof como desde AEDV recomiendan una serie de medidas muy útiles para prevenir el cáncer cutáneo. Concretamente, citan estas:

  • Extremar las medidas de protección, especialmente en niños.
  • No tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00 horas.
  • Usar fotoprotección elevada (del factor 50).
  • Aplicar el protector solar media hora antes de la exposición y reaplicarlo cada dos horas.
  • Protegerse con gafas de sol homologadas, gorros o sombreros y camisas.
  • No estar siempre al sol y buscar la sombra.
  • No usar cámaras de bronceado.

Además, hay personas que tienen más factores de riesgo de sufrir cáncer de piel que otras. Los expertos señalan estos grupos: aquellos que tienen la piel clara y los ojos claros, los pelirrojos, los que usan cabinas de bronceado o tienen una exposición solar crónica, los que suelen sufrir quemaduras solares, las personas con antecedentes familiares de cáncer cutáneo, los inmunodepresivos, los que tienen el virus del papiloma humano o los que tienen más de 50 lunares.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar