Tipos de dolor de cabeza: aprende a diferenciarlos

Dolor de cabeza

Como los dolores de cabeza son multifactoriales, su clasificación es muy compleja.

La cefalea es un síntoma común asociado a muchas enfermedades y circunstancias concretas de la vida

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La cefalea o dolor de cabeza es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso que puede presentarse de muy diversas formas. En este artículo de Apoteka, abordamos todos sus tipos y te enseñamos cómo diferenciarlos.

La cefalea es uno de los motivos de consulta más frecuentes. No obstante, ésta puede variar según el origen de sus causas. Como síntoma, prácticamente todas las personas han sufrido algún episodio a lo largo de su vida. De hecho, se ha llegado a afirmar que la mitad de la población la sufre al menos una vez al año, aunque solo un 20 por ciento presenta episodios de dolor intenso.

Con todo, cabe destacar que el dolor de cabeza no es una enfermedad en sí misma, sino que está considerado como un signo común a muchas enfermedades y circunstancias concretas de la vida diaria. Así, los expertos de Sanitas destacan que los factores o trastornos más comunes asociados al mismo son:

  • Cambios bruscos de temperatura
  • Falta de sueño e, incluso, insomnio
  • Ansiedad o estrés
  • Exceso de ejercicio
  • Traumatismos
  • Infecciones
  • Tumores cerebrales
  • Enfermedades vasculares que afectan al cerebro
  • Neuralgias
  • Hipertensión arterial
  • Hipotiroidismo
  • Hipoxia
  • Síndrome de abstinencia

Tipos de dolor de cabeza

Al ser considerada multifactorial, la cefalea ha sido muy difícil de clasificar u ordenar. No obstante, una publicación de Elsevier divide la misma en dos grandes grupos que desarrollamos a continuación:

  • Cefaleas primarias. Dejan de ser un síntoma porque constituyen por sí mismas una enfermedad y no se deben a patologías estructurales subyacentes. En esta categoría se incluyen la migraña, la cefalea tipo tensión y la cefalea tipo clustero en racimos, entre otras.

  • Cefaleas secundarias. Como su nombre indica, tienen una causa de base que puede ser de etilogía neurológica como tumores o malformaciones vasculares, o de causa sistémica, que involucran desde síndromes miofasciales cervicales y lesiones dentales hasta cuadros infecciosos sistémicos o metabólicos.

Dentro del primer apartado, los especialistas de Sanitas destacan que la cefalea tensional es el dolor de cabeza más frecuente, ya que suele producirse en situaciones de tensión y estrés. Se identifica porque afecta a todo el perímetro craneal, con una sensación de opresión, aunque el dolor puede ser muy intenso.

Mientras, detallan que la cefalea en racimos provoca un dolor muy intenso, a veces insoportable, que puede durar entre 15 minutos y tres horas, interrumpiéndose y reanudándose. Cursa en forma de brotes, afectando generalmente a la misma zona de la cabeza y a la órbita ocular. El consumo de alcohol aumenta su duración y fumar durante los mismos intensifica el dolor. Al contrario que en el caso anterior, se desconocen sus causas pero se cree que -entre otros factores fisiológicos- existe cierta predisposición genética.

Por otro lado, describen la migraña como un síndrome que puede estar desencadenado por hormonas, estrés, fatiga, hambre, dieta o fármacos. De hecho, ésta se clasifica según los síntomas asociados y la frecuencia de los episodios, así que tenemos migraña con y sin aura, crónica, episódica, vestibular, hemipléjica, etc. La más incapacitante es su versión crónica, con más de 15 días de dolor de cabeza al mes.

En cuanto al tratamiento del dolor de cabeza, los mismos profesionales advierten de que éste varía en función del tipo. Sin embargo, concretan que los analgésicos son la mejor opción para las cefaleas leves y más frecuentes, incluyendo las tensionales. Para migrañas y cefaleas en racimos, aconsejan que el médico instaure el tratamiento más adecuado, ya que el mismo dependerá de su intensidad y frecuencia. "En los casos moderados a leves de dolor de cabeza se requerirá el uso de medicamentos más específicos, como los triptanos y la ergotamina, para el tratamiento de las crisis y, en el caso de la las cefaleas en racimos, para la prevención de las mismas", señalan.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar