Tips para evitar reacciones adversas con los cosméticos

Cosmética

El maquillaje, los champús o los desodorantes forman parte de la cosmética diaria.

Existen dos tipos de reacciones a los productos cosméticos: las leves y las duraderas

Cristina Alcalá
Se lee en 2 minutos

En tu rutina diaria de cuidados seguro que no faltan los cosméticos: maquillaje, colonia, depilatorios, champús, dentífricos, desodorantes…

Esta serie de productos se emplean en diversas partes superficiales del cuerpo (además de dientes y mucosa bucal) y ayudan a limpiar, perfumar, modificar el aspecto o proteger de olores. Por lo tanto, no se consideran cosméticos aquellos preparados destinados a la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, o que son ingeridos, inhalados, inyectados o implantados.

La farmacia es un lugar idóneo para encontrar el producto cosmético idóneo a cada momento. Pero también para buscar consejo sobre cómo usarlos de forma correcta o cómo actuar en caso de reacción adversa.

Consejos a la hora de usar cosméticos

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza dan una serie de pautas a tener en cuenta a la hora de utilizar los productos cosméticos:

  • Cualquier producto cosmético puede producir intolerancia o alergia: de hecho, las sustancias que mayor número de reacciones provocan son las fragancias y los conservantes
  • Los cosméticos naturales no tienen por qué ser más seguros
  • Es muy importante leer las etiquetas de todos los cosméticos: así estarás seguro que el producto es el adecuado para tu tipo de piel
  • Algunas patologías, como la insuficiencia renal o la diabetes, o el tratamiento con algunos fármacos, pueden hacernos más vulnerables a la sensibilidad cutánea

¿Qué reacciones adversas producen los cosméticos?

En este sentido, los farmacéuticos de Zaragoza explican que existen dos tipos de reacciones a los productos cosméticos y detallan qué producen:

Reacciones leves: la mayoría son leves y transitorias como las irritaciones, el ardor, el enrojecimiento, el picor

-Reacciones más frecuentes y duraderas: como la dermatitis de contacto irritativa, dermatitis alérgica de contacto, acné cosmético, urticaria…

No obstante, desde la botica también advierten que existe otra serie de factores que pueden provocar reacciones adversas a los productos cosméticos:

-Factores medioambientales: como la luz, la humedad, la temperatura…

-El propio producto: como su composición, grado de concentración, tiempo de aplicación…

-Factores dependientes del paciente: como el estado de la piel, antecedentes de alergias, estado fisiológico…

¿Qué hacer cuando un cosmético produce reacción?

“La piel puede reaccionar con la aparición de eccemas o escozor al contacto con determinados productos, incluso sin necesidad de tener la piel sensible”, explican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof).

En este sentido, los farmacéuticos recuerdan que los ciudadanos pueden notificar voluntariamente los efectos adversos a productos adversos, a través de un formulario facilitado por la Agencia Española de Productos Sanitarios (Aemps).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar