Trucos y remedios caseros para dormir plácidamente

remedios caseros para dormir

Para dormir bien hay que tener una cama y una almohada cómodas.

En los adultos se observa una disminución del sueño profundo provocada por diversos factores

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Los trastornos de sueño afectan a una gran parte de la población que no puede rendir en su día a día por estos problemas en el descanso nocturno. Por ello, los especialistas señalan remedios caseros y trucos para dormir y conciliar un sueño profundo.

"El sueño, el dormir, no es un proceso uniforme y constante. El ser humano en su proceso de dormir, va pasando por diferentes fases que se repiten dentro de ciclos de sueño diferentes cada vez", explican desde el Instituto de Salud Pública de la Comunidad de Madrid en su 'Programa para la mejora del sueño'.

Además, cada grupo de edad necesita dormir una media de horas determinadas. Mientras los recién nacidos pasan la mayor parte del día durmiendo (18 horas), los niños de cuatro años tienen suficiente con 10-12 horas. A medida que crecen, este tiempo disminuye: los niños de 10 años, entre 9 y 10 horas; los adolescentes cerca de 8 horas; y los adultos una media de 6,5 horas.

Problemas para dormir

En cuanto a los problemas de dormir que presentan los adultos, que son el grupo que más dificultades suele manifestar, están:

  • Disminución del sueño profundo
  • Mayor número de despertares nocturnos
  • Aumento del sueño ligero
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Despertares tempranos
  • Elevado número de trastornos de sueño: insomnio, apnea nocturna, mioclonia, etc

La vida adulta acarrea una serie de complicaciones y dificultades que no tienen el resto de grupos. Por lo tanto, estos problemas para dormir suelen estar relacionados con enfermedades físicas y dolores que impiden el sueño, efectos secundarios de otros medicamentos administrados, mayores preocupaciones, problemas emocionales (ansiedad, depresión y estrés), etc.

"Cuando una persona mayor comienza a sufrir cambios en su sueño tiende a buscar soluciones que, a veces, no van a ir en la línea correcta para mejorar el problema (automedicación, siestas compensatorias, aumento de la actividad nocturna: radio, lectura, etc… y la consiguiente alteración del ritmo circadiano)", subrayan los especialistas.

Consejos para dormir bien

Por ello, desde el Instituto de Salud Pública de la Comunidad de Madrid dan una serie de recomendaciones y remedios caseros para dormir profundamente:

  • Dejar de fumar. La nicotina tiene efectos excitantes y hace que el sueño de los fumadores sea "más ligero y fragmentado". Además, la abstinencia nocturna puede provocar mayor número de despertares.
  • Reducir o eliminar el café, el té y el chocolate. Todos ellos son excitantes naturales y afectan a la presión arterial y el pulso de las personas. En esta misma línea, aumentan la actividad cerebral y la atención, es decir, son efectos incompatibles con el inicio del dormir. "Un café de las cuatro de la tarde puede seguir en sangre a las 24:00 horas, siendo responsable de esa extraña sensación de nervios que sentimos en el estómago antes de acostarnos", apuntan.
  • Controlar el alcohol que tomamos. Asimismo, el alcohol también altera la calidad del sueño y provocará ganas de hacer pis. Por lo tanto, nos despertará y nos impedirá conciliar el sueño de nuevo.
  • Mejorar el ambiente de la habitación. Puede que los problemas de sueño estén causados por factores ambientales en el dormitorio. Por ejemplo, la cama o la almohada no son cómodas o hay objetos que hacen ruido o tienen luces. Hay que revisarlo todo.
  • No forzar el sueño. Intentar quedarnos dormidos y no poder produce nerviosismo y el efecto contrario, es decir, no dormir. "El sueño ha de ser un 'dejarse ir poco a poco' un permitir a nuestro sistema 'desactivarse'. Si hay estímulos internos (pensamiento, hambre, ganas de orinar) o externos (ruido, luz, cama incómoda), activarán nuestro sistema nuevamente y nos costará horas conciliar de nuevo el sueño", indican los expertos.
  • Reducir el tiempo que se está en la cama. Si se está más horas de las necesarias, el sueño se vuelve más ligero. Si se acuesta más tarde el sueño se volverá más profundo y reparador con pocas horas de sueño.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar