Si usas fotoprotección no te pones moreno y otros 9 bulos de tomar el sol

Los expertos subrayan la importancia de utilizar una cantidad adecuada de crema solar.

Las gafas caras son mejores y la piel no que envejece con el sol, son algunas de las creencias incorrectas

Andrea Pérez
Se lee en 1 minuto

Sol, playa, calor… ¿Y la crema? ¿Y las gafas de sol? No podemos olvidarnos de la protección solar y ocular en esta época del año -ni el resto de días-, pero sobre todo ahora, que es cuando más expuestos estamos porque hace mejor tiempo, la ropa no nos cubre muchas zonas del cuerpo y las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina. En este artículo de Apoteka revelamos cuáles son los mitos más extendidos sobre la fotoprotección solar de la mano del Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof).

“Es necesario seguir insistiendo a la población sobre la importancia del uso adecuado de los fotoprotectores solares, única barrera eficaz contra los rayos solares que pueden dañar la piel y provocar quemaduras, cáncer de piel y diferentes tipos de fotodermatosis”, señala Tomás Muret, vocal de Dermofarmacia del Consejo General.

Consejos básicos para tomar el sol

Muret indica cuatro recomendaciones concretas que hay que tener en cuenta a la hora de tomar el sol:

  • Repartir la cantidad adecuada de producto sin olvidar zonas
  • Renovar la aplicación cada dos horas
  • Protegerse del sol aunque la piel esté bronceada
  • Evitar exposición solar entre las 12:00 y las 16:00 horas

10 bulos sobre la fotoprotección

A continuación, se recopilan las 10 creencias erróneas sobre la fotoprotección solar desmentidas y argumentadas por farmacéuticos.

Las gafas de sol solo deben usarse en verano

No es cierto ya que los expertos indican que las radiaciones solares son “perjudiciales y pueden afectar a todas las estructuras oculares“, independientemente del calendario.

No se necesitan gafas si está nublado el cielo

Es una creencia errónea porque la radiación ultravioleta atraviesa las nubes sin problemas.

Todas las gafas oscuras protegen de los rayos UV

Los especialistas desmienten esta afirmación y subrayan que la protección de las gafas viene dada por la categoría del filtro, no por el color.

Las gafas rayadas no perjudican la visión

Sí que lo hacen porque pueden provocar “pequeños deslumbramientos y una disminución de la agudeza visual“, señalan desde Cgcof.

Los niños no necesitan protegerse del sol

Precisamente es lo contrario, la piel y los ojos de los niños son más sensibles que la de los adultos. Para ellos siempre se recomiendan cremas con factor +50.

Las gafas caras son mejores

Los farmacéuticos advierten de que a menudo lo que encarece el precio es la marca y esto no tiene relación con la calidad.

Utilizar fotoprotectores impide ponerse moreno

Es posible broncearse aunque utilicemos fotoprotectores, ya que permiten el paso de la radiación.

A la sombra no hay que protegerse del sol

Los expertos apuntan que hasta el 80 por ciento de la radiación UV puede recibirse de esta forma.

El sol no envejece la piel

Este pensamiento es un error común, el sol está considerado uno de los factores que más influyen en el envejecimiento.

El uso de fotoprotectores hace que se tenga un déficit de vitamina D

No es cierto porque desde la farmacia apuntan que solo con 15-30 minutos de exposición solar (en piernas y brazos descubiertos) se consiguen tener niveles óptimos de vitamina D.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar