7 formas de evitar la acumulación de sarro en los dientes

Higiene dental

Con el sarro, los dientes adquieren una coloración marrón o amarillenta.

El sarro es consecuencia de una deficiente higiene oral y, por tanto, se puede combatir o frenar

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Para evitar infecciones dentales, es primordial que la higiene bucal sea correcta. Por ello, el cepillado es básico para eliminar el depósito de sustancias en la superficie dental que es, de hecho, uno de los factores desencadenantes de las caries y la enfermedad periodontal. Concretamente, se entiende que el sarro en los dientes se forma por la calcificación de la placa bacteriana por encima de la línea de la encía, adquiriendo una coloración amarilla.

El sarro, también llamado cálculo dental o tártaro, tiende a acumularse en las zonas de la boca cercanas a la salida del conducto de las glándulas salivales, como detrás de los dientes delanteros inferiores y en la parte posterior de los dientes superiores (en la zona que cubren los carrillos). Al principio, es invisible pero poco a poco toma la tonalidad marrón o amarillenta que lo caracteriza.

Como advierten desde Sanitas, la formación de sarro hace que la superficie sobre la que se puede depositar la placa bacteriana sea aún mayor y, como consecuencia, favorece la aparición de caries, gingivitis y periodontitis.

De este modo, expertos en salud dental subrayan en Elsevier la importancia de realizar "como mínimo una vez al año" una visita al odontólogo para comprobar el estado de cada uno de los dientes es óptimo, así como la realización de una limpieza bucal completa para eliminar la placa. No obstante, reconocen que hay ciertas personas que tienen una mayor predisposición al sarro y "únicamente" pueden deshacerse de él con la intervención del dentista, informan.

Cómo evitar que se forme sarro en los dientes

Aunque las acumulaciones de sarro suelen producirse por una higiene oral deficiente, una vez formadas no pueden eliminarse con el cepillado corriente ni otro tratamiento que puedas practicar desde casa. Sin embargo, para evitarlo, los especialistas de Sanitas recomiendan el uso de un dentífrico antisarro, hilo dental y enjuague bucal con colutorio, siguiendo los siguientes pasos:

  • Cepillarse los dientes después de cada comida, con un mínimo de tres veces al día y durante un periodo mínimo de tres minutos
  • Los movimientos deben ser suaves pero firmes y en dirección horizontal, pues se corre el riesgo de dañar las encías
  • Limpiarse la lengua de delante hacia atrás varias veces
  • Realizar un enjuague suave, con el fin de eliminar el dentífrico sobrante pero permitiendo que quede el flúor del mismo depositado sobre el esmalte dental
  • Pasar el hilo dental por los espacios interdentales para asegurarse de que no queda ningún resto de alimentos entre ellos
  • Cambiar el cepillo de dientes aproximadamente cada tres meses, ya que la limpieza sería incorrecta si se usa uno desgastado
  • Revisiones y limpiezas bucodentales periódicas en una clínica dental

No obstante, insisten de que la única solución para eliminar el sarro es una técnica denominada tartrectomía, que consiste en un raspado de la superficie de los dientes que quedan por encima de la línea de la encía, o una intervención más compleja que implica la aplicación de ultrasonidos para romper el cálculo y su posterior retirada mediante la cavitación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar