Neumonía: qué es, síntomas y tratamiento

neumonía

La fiebre, la tos o la dificultad para respirar son algunos de los síntomas de la neumonía.

La neumonía es una de las principales causas de bajas laborales y absentismo escolar

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

No poder respirar es una de las sensaciones más angustiosas que el ser humano puede experimentar. Este viernes, 12 de noviembre, se celebra el Día Mundial contra la Neumonía, una de las infecciones respiratorias más comunes. De hecho, estas patologías suponen entre el 10 y el 15 por ciento de las consultas médicas de Atención Primaria y causan gran parte de las bajas laborales y escolares. En este artículo, los farmacéuticos nos cuentan qué es la neumonía y sus principales síntomas y tratamiento.

“La neumonía es una infección aguda del pulmón o del parénquima pulmonar de gravedad muy variable; suele ser más grave en niños pequeños, personas mayores de 65 años y personas con problemas de salud o el sistema inmunitario debilitado”, explican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof).

“Se caracteriza porque los alveolos pulmonares están llenos de líquido, lo cual puede causar una disminución en la cantidad de oxígeno que se absorbe del aire”, añaden. Los expertos señalan que la neumonía está causada por virus y bacterias y que se transmite fundamentalmente por contacto con alguien infectado.

Síntomas de la neumonía

El invierno es la temporada que más neumonías se registran. Según el Punto farmacológico nº138 de los farmacéuticos del Cgcof, los síntomas de esta patología suelen ser:

  • Fiebre (más de 38ºC)
  • Dolores musculares
  • Escalofríos
  • Tos
  • Expulsión de mocos
  • Dolor torácico
  • Taquicardia
  • Dificultad para respirar

Asimismo, hay factores de riesgo que aumentan las posibilidades de contraerla como el consumo de alcohol y tabaco, la infección por VIH, la malnutrición o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Otras condiciones que también intervienen en ello son el bajo peso, el contacto frecuente con niños, una higiene dental pobre, enfermedades cardiovasculares, enfermedad de Párkinson, epilepsia, demencia, disfagia o insuficiencia renal o hepática crónica.

Tratamiento y prevención de la neumonía

Para su tratamiento, los farmacéuticos indican que los antibióticos por vía oral (recetados por un médico) suelen ser el principal remedio si se trata de una neumonía causada por una bacteria. Dependiendo de la gravedad de la infección, también puede ser necesaria la administración de oxígeno y soporte mecánico de ventilación.

No obstante, se pueden tomar medidas de prevención para evitar infectarse de neumonía. Desde el Cgcof mencionan las siguientes:

  • Según la OMS, vacunarse frente al neumococo, el sarampión y la tos ferina es la mejor estrategia.
  • Asegurar la lactancia materna en los 6 primeros meses de vida.
  • Mantener una correcta hidratación disminuye la mucosidad y el riesgo de retención de microorganismos patógenos, según los expertos.
  • En niños no lactantes se debe asegurar una adecuada nutrición para un buen estado de las defensas inmunitarias.
  • Minimizar la contaminación del aire en lugares cerrados.
  • Lavarse las manos a menudo.
  • Dejar de fumar. “El efecto nocivo ampliamente conocido del tabaco sobre los pulmones incrementa el riesgo de todas las infecciones respiratorias y de sus complicaciones”, subrayan.

A pesar de las medidas de prevención, cualquier persona puede infectarse. Por ello, es necesario un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, ya que “así se alcanzarían reducciones de hasta el 42 por ciento en la mortalidad infantil en algunos países”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar