Tratamiento para el estrabismo en niños: ¿es un problema?

enfermedades oftalmológicas

La desviación de los ojos es normal hasta los cuatro primeros meses de un recién nacido.

La detección precoz del estrabismo previene que el niño desarrolle problemas visuales futuros

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

El estrabismo es la desviación de uno o ambos ojos, de modo que cada uno mira en una dirección. Esta desviación puede ser intermitente o constante y es una de las enfermedades oftalmológicas típicas de la infancia, afectando a casi el cinco por ciento de los niños.

Entre los recién nacidos, no obstante, es normal que los ojos puedan desviarse hasta los cuatro primeros meses de vida sin asociarse a una enfermedad. Sin embargo, los especialistas resaltan la importancia de prestar atención a esta anomalía de manera temprana para evitar que el pequeño desarrolle problemas visuales futuros.

María Isabel Andrés Martín, vocal nacional de Óptica y Acústica del Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof), señala que no es posible prevenir el estrabismo, pero matiza que su detección precoz ayuda a controlarlo. Para ello, se debe realizar un examen oftalmológico a los niños de entre tres y cinco años, especialmente si hay una historial familiar de estrabismo o ambliopía (ojo vago). “Existen numerosas pruebas para la detección y la medida del estrabismo entre las que se encuentran: el Test de Hischberg y el Cover Test”, afirma.

Según Miranza, entre los principales problemas visuales que puede desarrollar un niño si padece estrabismo se encuentran:

  • Ambliopía u ojo vago, derivado de la compensación que lleva a cabo el cerebro para no ver doble, suprimiendo la visión de uno de los dos ojos
  • Ausencia de desarrollo de la visión binocular
  • Estereopsis, que permite ver en relieve, percibir la profundidad y calcular distancias

Igualmente, los expertos reconocen que el efecto estético que ocasiona el estrabismo puede llegar a afectar a la autoestima y, posteriormente, a las relaciones sociales y laborales.

Causas y factores de riesgo del estrabismo en niños

Existen distintos tipos de estrabismo infantil en función de las causas que los generan:

  • Defectos refractivos: hipermetropía, miopía o astigmatismo.
  • Ptosis palpebral o caída del párpado superior: reduce el campo de visión y durante los primeros años de vida del pequeño, cuando este sentido aún se está formando, puede impedir que el niño reciba una estimulación visual adecuada.
  • Desprendimiento de retina: la retina se separa de la pared ocular a la que está sujeta, la coroides. Se considera una urgencia oftalmológica, ya que la pérdida de visión puede ser muy severa si no se trata a tiempo.
  • Alteraciones neurológicas o tumores

Sin embargo, en otras ocasiones el estrabismo infantil aparece sin causa alguna, siendo más probable padecerlo si hay antecedentes familiares o el niño ha sido prematuro.

Tratamiento del estrabismo en niños

En función de la causa que haya detrás del estrabismo, se optará por un tratamiento u otro. Así, MSD engloba las siguientes opciones:

  • Aplicación de parches o gotas de atropina para la ambliopía asociada
  • Lentes de contacto o gafas graduadas para defectos de refracción
  • Ejercicios oculares para insuficiencia de convergencia
  • Alineación quirúrgica de los ojos

Además, Miranza añade que, a veces, puede ser necesario actuar sobre los músculos extraoculares que controlan el movimiento de los ojos para modificar su acción con inyecciones de toxina botulínica para debilitar temporalmente la acción de ciertos músculos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar