Vértigo: causas y consejos para evitar que todo dé vueltas

Vértigo

Tumbarse en la cama y evitar movimientos bruscos alivian el vértigo.

El 80% de las personas sufrirán algún episodio de vértigo a lo largo de su vida

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

La sensación de estar en movimiento cuando estás quieto; o de encontrarte en un barco aunque estés pisando tierra firme. Es así como suele percibirse el vértigo, que los expertos subrayan que no es igual que un mareo. Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC), el 80 por ciento de las personas experimentarán algún episodio de vértigo a lo largo de su vida. Farmacéuticos y médicos especialistas explican en Apoteka cuáles son sus causas y cómo tratarlo.

“Afecta por igual a hombres y mujeres y puede darse a cualquier edad, si bien en personas mayores la incidencia aumenta de forma significativa“, explica Luis Lassaletta, doctor y presidente de la Comisión de Otoneurología de la Seorl-CCC. De hecho, señala que en las consultas de Atención Primaria y Otorrinolaringología se encuentran muy frecuentemente personas que acuden con vértigo y trastornos de equilibrio.

Causas del vértigo

La sensación ilusoria de movimiento es el principal síntoma del vértigo. Los especialistas explican que su origen suele estar en el oído interno (vértigo periférico) y no es fácil distinguirlo de los mareos o la inestabilidad.

“El más común es el vértigo posicional paroxístico benigno que tiene unos segundos de duración y aparece con relación a los movimientos de la cabeza. Lo habitual es que el paciente, al tumbarse en la cama y girar la cabeza hacia uno u otro lado, note que la habitación le gira durante unos segundos“, indica Lassaletta.

En este sentido, otro de los aspectos que preocupan a quienes padecen vértigo es su imprevisibilidad, que afecta de manera directa a su vida. “Su carácter imprevisible hace que suponga un deterioro considerable de la calidad de vida de la persona que lo sufre, ya que puede aparecer tanto de día como de noche, en reposo, trabajando o incluso conduciendo, y muchas veces sin signos de aviso”, advierte el doctor.

Tipos de vértigo

Entre los diferentes tipos de vértigo, los expertos señalan los siguientes:

  • Periférico: el problema se encuentra en el oído interno.
  • Central: afecta a nervios o estructuras cerebrales.
  • Posicional paroxístico benigno: se produce por el desprendimiento de unas pequeñas partículas -llamadas otoconias- que caen desde el utrículo hacia los conductos semicirculares.

Además, otras patologías que provocan vértigo periférico son: la migraña vestibular, la enfermedad de Ménière y la neuritis vestibular.

Consejos para sobrellevar el vértigo

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra (COF Pontevedra) dan una serie de recomendaciones para tratar los vértigos:

  • Si tenemos síntomas que nos adviertan de que vamos a sufrir un ataque de vértigo, lo mejor es mantener la vista fija en un objeto inamovible (por ejemplo, un mueble).
  • Se aconseja tumbarnos en una postura cómoda en un lugar rígido y evitar mover la cabeza.
  • Para disminuir esta sensación hay que evitar cambios bruscos de postura, los expertos señalan que son los grandes causantes del vértigo postural benigno.
  • Asimismo, las náuseas y los vómitos que provocan son más fáciles de controlar si no se come ni bebe en exceso.
  • Una vez que los síntomas han remitido, la incorporación debe ser suave. Es mejor reclinarse, sentarse y, finalmente, levantarse.
  • Por último, los expertos afirman que es normal sentir cansancio o sueño tras el ataque de vértigo, por lo que es una buena idea.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar