Aumentan los casos de bronquiolitis: ¿Cómo evitar el contagio?

Bronquiolitis

Para evitar el contagio de bronquiolitis, se recomienda que los bebés no compartan juguetes.

El principal síntomas de la bronquiolitis en menores de dos años son los pitos o sibilancias

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Durante más de un año el Covid ha copado las consultas médicas; sin embargo, muchas infecciones y enfermedades han estado ahí, escondidas hasta dar el salto. Es el caso de la bronquiolitis, muy habitual en otoño e invierno pero que ha sorprendido este año con su aparición estelar en verano. En este sentido, los pediatras alertan de que están aumentando los virus respiratorios y, en concreto, la bronquiolitis en los más pequeños.

Esta infección se caracteriza por los pitos o sibilancias que se pueden escuchar en los menores de dos años. Un síntoma que hace que muchos padres acudan asustados a las Urgencias de los hospitales.

“El primer episodio de sibilancias en bebés menores de 2 años, debido a una infección respiratoria causada por un virus, es el virus respiratorio sincitial (VRS). El VRS puede resultar en un catarro predominado por mocos durante 2 o 3 días”, explican fuentes del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof).

“Cuando este virus da lugar a la bronquiolitis se inflaman los bronquios y bronquiolos (vías aéreas que permiten el paso del aire al pulmón) y esto dificulta el paso del aire entre 7 y 12 días. Una vez pasa este primer episodio de bronquiolitis, se conoce como bronquitis, que a simple vista puede no haber grandes diferencias, pero sí las hay a la hora de tratarlos”, añaden.

Síntomas de la bronquiolitis

Además de los sibilancias, los profesionales indican que esta enfermedad también puede provocar otros síntomas como son:

  • Tos
  • Ruido al respirar (por la obstrucción del moco)
  • Dificultad para respirar y alimentarse
  • Vómitos o atragantamientos
  • Fiebre

La forma de contagio suele ser tras tocar objetos contaminados como los chupetes o juguetes de otros niños y tocarse los ojos, la boca o la nariz. En este sentido, también se puede contraer al inhalarlo a través de las gotas expulsadas por la tos o el estornudo de alguien infectado.

Tratamiento de la bronquiolitis

Tal y como explican desde el Micof, actualmente no hay un tratamiento que cure la bronquiolitis, pero sí que alivie los síntomas a los pequeños. Son los pediatras los que deben prescribir si fuera necesario oxígeno o paracetamol o ibuprofeno.

No obstante, las recomendaciones de los farmacéuticos se centran en:

  • Lavar las vías aéreas superiores con suero fisiológico y aspiración, sobre todo antes de las tomas
  • Elevar la cabecera de la cuna/cama
  • El bebé tiene que ingerir líquidos de forma frecuente
  • Hay que tomarle la temperatura varias veces al día
  • El ambiente de la casa es fundamental, la vivienda debe tener una temperatura de 20º, no más, y en ella debe reinar la calma
  • Las comidas deben ser frecuentes pero no abundantes

En este sentido, los profesionales subrayan que en caso de bronquiolitis hay que evitar los jarabes para la tos, mucolíticos o descongestionantes nasales. “En cuanto a los antibióticos, estos no son efectivos al tratarse de un virus, por lo que no se incluyen en el tratamiento de forma rutinaria y solo se administran cuando existe un riesgo de sobreinfección por bacterias”, señalan.

Por otro lado, para frenar la transmisión de la bronquiolitis también apuntan tres medidas concretas como son: no compartir juguetes con otros niños, evitar los lugares concurridos e irritantes ambientales como el humo del tabaco y apostar por la lactancia materna, ya que protege más frente a este virus.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar