¿Cómo evitar la gota y su dolor de pie?

gota dolor de pie

Las personas con antecedentes familiares de gota tienen predisposición a sufrir la enfermedad.

Evitar una dieta con purinas será clave para reducir los ataques de gota y el dolor de pie

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

El dolor intenso en el dedo gordo del pie no es una buena señal. Este es uno de los principales síntomas de la gota, la forma de artritis más común. De hecho, se calcula que cerca del 2,5 por ciento de la población la sufre. En este artículo, los farmacéuticos aportan una serie de consejos para tratar y evitar esta dolencia.

¿Qué es la gota?

“La gota es una enfermedad crónica y debilitante causada por el depósito de cristales de ácido úrico en los tejidos, en los órganos internos y en las articulaciones“, explica el farmacéutico Iván Espada. “El ácido úrico, procedente de la degradación de unas sustancias llamadas purinas llega a la sangre, pasa por los riñones y se expulsa del cuerpo a través de la orina. Cuando se produce un desequilibrio entre la producción y la salida de ácido úrico es cuando se empieza a depositar, se desencadena una respuesta inflamatoria aguda y aparecen los ataques de gota”, añade.

Como curiosidad, la gota es una de las primeras enfermedades en ser identificadas en la historia. Se descubrió en la época de los egipcios, en 2.640 A.C.

Síntomas de la gota y factores de riesgo

Los síntomas de la gota más habituales suelen ser:

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Rigidez en las articulaciones
  • Ataques agudos muy dolorosos

Además, existen unos factores de riesgo que aumentan la posibilidad de padecer esta enfermedad. En concreto, el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof) cita como factores de riesgo la predisposición genética, el sobrepeso, el consumo de alcohol, los factores hormonales o una dieta con un exceso de alimentos con purinas.

Tratamiento de la gota

Según indica Espada, para abordar el problema de gota hay que contar con un diagnóstico certero y controlar los niveles de ácido úrico en la sangre. “En pacientes con gota, las guías de práctica clínica recomiendan alcanzar y mantener los siguientes niveles de ácido úrico: menos de 6 miligramos/decilitros en personas con gota y menos de 5 ml/dl en pacientes que tengan gota grave”, señala el experto.

En esta línea, los farmacéuticos subrayan que la gota puede curarse siempre y cuando su tratamiento se enfoque a la disolución de los cristales ya formados y a la detención de los nuevos que pueden formarse.

Respecto a los medicamentos que serían útiles para calmar los síntomas del ataque agudo de gota, puede tomarse antiinflamatorios y corticoides de venta libre .

Consejos para prevenir la gota

Para prevenir la gota y controlarla los expertos recomiendan las siguientes medidas:

  • Evitar una dieta con purinas. Estos compuestos se encuentran en pescados azules, mariscos, hígado o algunas legumbres.
  • No ingerir bebidas azucaradas.
  • No consumir alcohol, especialmente la cerveza que tiene un alto contenido de purinas.
  • Mantener un peso saludable. Las personas con sobrepeso son más propensas a tener ataques de gota.
  • Realizar actividad física varias veces a la semana.
  • Hidratarse y beber mucha agua.
  • Consumir de manera habitual frutas, verduras y cereales integrales.

“Controlar de forma regular los niveles de ácido úrico es fundamental para su abordaje y para evitar nuevos ataques así como también prevenir daños colaterales e irreparables. De hecho, un exceso de ácido úrico puede ser responsable de la aparición de piedras en los riñones“, concluye Espada.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar