¿Qué es la fotofobia?

que es fotofobia

La fotofobia puede estar causada por agentes externos como la quemadura solar.

El dolor de ojos intenso y la irritación ocular son algunos de los síntomas de la fotofobia

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Un rayo de sol despierta tus lágrimas y dolor de cabeza? Estás experimentando fotofobia, un síntoma muy común en patologías como la conjuntivitis o la migraña, pero que también puede ocurrir por otras razones. En este artículo, los expertos dan más detalles sobre qué es la fotofobia, cuáles son sus causas y cómo tratarla.

“La fotofobia no es una enfermedad ocular como tal, sino un trastorno caracterizado por una extrema sensibilidad a la luz. De esta manera, el paciente siente una gran molestia en sus ojos cuando se encuentra en un ambiente con una iluminación excesiva”, explican desde el grupo de Oftalmología de Miranza.

Para diagnosticar la fotofobia, los oftalmólogos hacen un examen ocular para ver si los síntomas son por causas naturales o externas. Consiste en pruebas como el estudio de los movimiento oculares, revisión de la presión ocular, observación de las pupilas, la parte anterior del ojo (párpados, córnea, iris y conjuntiva) y de la retina.

Causas de la fotofobia

Tal y como acabamos de nombrar, hay causas naturales y externas por las que puede aparecer este trastorno. Desde la Asociación Española de Optometristas Unidos (Aeoptometristas) las señalan:

  • Causas naturales: pupilas grandes, migrañas y ojos claros.
  • Causas externas: quemadura de sol en los ojos, úlcera corneal, meningitis, gotas de dilatación ocular, lesión ocular (como el glaucoma), deficiencia total de color, inflamación en el ojo o síndrome visual informático.

Síntomas de la fotofobia

Los profesionales concretan los síntomas de esta intolerancia a la exposición solar y citan los siguientes:

  • Dolor de ojos intenso
  • Irritación ocular
  • Lagrimeo abundante
  • Picor constante en los ojos
  • Otros síntomas más severos como visión borrosa, dolor de cabeza, mareos, náuseas y vómitos.

Además, hay ciertas circunstancias que propician la aparición de esta fotofobia, según los especialistas. Por ejemplo, ser albino, utilizar lentes de contacto (las lentillas incrementan la sensibilidad a la luz), tras una cirugía refractiva y con algunos medicamentos que hacen que la pupila se dilate de forma anómala.

Tratamiento de la fotofobia

La fotofobia suele ser pasajera, pero si persiste durante más de tres días, es recomendable acudir a un oftalmólogo. Por lo tanto, para superar este episodio no hay un tratamiento específico, sino una serie de consejos. Desde Aeoptometristas indican:

  • Bajar las persianas y cerrar las cortinas para evitar los ambientes muy luminosos.
  • Usar gafas de sol polarizadas, es decir, aquellas que cuentan con un filtro especial para bloquear la luz reflejada.
  • Si se está en la calle, es recomendable llevar sombrero o gorra para protegerse en mayor medida del sol.
  • Evitar las luces fluorescentes brillantes.
  • Controlar el brillo de los dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles, tablets, televisiones…) y bajarlo o utilizar el modo nocturno.
  • Utilizar luz natural antes que artificial en los interiores.
  • Se puede controlar la iluminación interior con reguladores.

De hecho, es muy habitual que las personas con migrañas se encierren en habitaciones oscuras y sin ruido hasta que se les pase el dolor intenso de cabeza. La fotofobia es uno de sus principales síntomas, así que protegerse de la luz les calma.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar