¿Te duele la garganta?: diferencias entre resfriado, gripe y Covid-19

Diferencias entre resfriado, gripe y Covid-19

La tos, el cansancio o la fiebre son síntomas comunes en las tres afecciones

La gripe, el resfriado y el Covid-19 son muy contagiosos y comparten síntomas muy similares

Sara Cabrero
Se lee en 4 minutos

Ya está aquí el frío y, con él, los virus respiratorios tradicionales. Este año, como ya ocurrió en el anterior, se juntarán el resfriado común y la gripe con el temido Covid-19. Unas afecciones que pueden ser difíciles de distinguir porque comparten síntomas muy similares: tos, malestar, cansancio, etc. Sin embargo, son muy diferentes. En este artículo de Apoteka te explicamos cómo identificarlas.

Tanto la gripe, como el resfriado y el Covid-19 son enfermedades respiratorias virales. Todas ellas se propagan a través de micropartículas que se quedan suspendidas en el aire cuando el contagiado estornuda, tose e, incluso, habla. Son muy contagiosas -en algunos casos más que en otros- e, igualmente, se puede contraer al tocar superficies u objetos infectados y después llevarse las manos a los ojos, la nariz o la boca.

Aunque el impacto de la gripe fue mínimo el año pasado debido al uso de mascarillas, los confinamientos selectivos y las restricciones más severas como el toque de queda o las limitaciones de aforo, con la progresiva normalización de la vida social y el fin del uso obligatorio de mascarillas en exteriores, se espera que este otoño e invierno estas patologías vuelvan a reclamar su espacio.

El factor sorpresa unido a la dificultad de diferenciar si se trata de un simple resfriado o es una infección por coronavirus, puede generar una alarma que en las próximas líneas vamos a disipar.

Diferencias entre resfriado, gripe y Covid-19

A la hora de diferenciar las tres afecciones, es importante conocer sus principales síntomas.

En general, los resfriados se caracterizan por:

  • Estornudos
  • Algo de tos
  • Mucha mucosidad
  • Congestión nasal con moco fluido
  • Picor de garganta
  • Ojos llorosos
  • Cansancio leve o moderado
  • Fiebre inusual o baja

Mientras, la gripe suele presentarse cuando tienes:

  • Fiebre alta
  • Dolor muscular y de garganta
  • Tos seca
  • Congestión nasal
  • Cefalea
  • Cansancio intenso
  • Debilidad y malestar general

Síntomas también característicos del Covid-19 y, por tanto, prácticamente imposibles de distinguir. De este modo, Isabel Jimeno, responsable de vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), explica que “es muy importante” estar vacunados y descartar el coronavirus a partir de un test de antígenos.

Por último, se trata de Covid-19 si aparecen los siguientes signos:

  • Fiebre alta
  • Tos persistente
  • Dolor muscular y de cabeza
  • Cansancio intenso
  • Debilidad y malestar general
  • Fatiga al respirar
  • Dolor o sensación de opresión en el pecho
  • Pérdida de olfato y/o gusto

Tampoco hay que confundir este virus con una alergia, ya que esta última nunca viene acompañada por fiebre ni dolor general. La tos, la fatiga, el dolor de cabeza y de garganta son síntomas ocasionales y desaparecen en pocas semanas.

Colegio de Farmacéuticos de Valladolid

Cómo tratar el resfriado, la gripe y el Covid-19

Al ser enfermedades causadas por virus, no se pueden dispensar antibióticos “ya que esto facilita la aparición de bacterias resistentes y no mejoran el curso de la enfermedad”, recuerdan desde el Colegio de Farmacéuticos de Valladolid. “Para la congestión nasal y el goteo usaremos antihistamínicos y descongestivos; para la fiebre antitérmicos como el paracetamol, que también es un buen analgésico para los dolores; para la mucosidad excesiva tomaremos mucolíticos o expectorantes y para la tos seca, antitusivos“, detallan.

Sin embargo, insisten en que la mejor forma de tratar los síntomas y frenar la propagación de la infección es mantener los hábitos que nos enseñó la pandemia: lavarse con frecuencia las manos, taparse con el codo al estornudar o toser y mantener la distancia social.

Igualmente, advierten de que puedes reforzar la inmunidad al:

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras
  • Incorporar suplementos como el própolis, la equinácea, la vitamina C o el zinc
  • Mejorar el sueño
  • Practicar ejercicio moderado
  • Hidratarte adecuadamente

Vacunación contra la gripe

La gripe estacional afecta anualmente al 5-15 por ciento de la población y puede llegar a superar el 50 por ciento en grupos cerrados, como internados escolares o residencias de personas mayores. La sólida evidencia científica demuestra que la vacunación antigripal es la forma más efectiva de prevenir la enfermedad y sus complicaciones (neumonía, bronquitis, sinusitis u otitis.).

Por ello, el Consejo General de Farmacéuticos recuerda que es importante vacunarse cada año porque el virus de la gripe varía y las vacunas se adaptan a su composición cada temporada. Además, avisan de que la protección de la misma disminuye con el tiempo y no se garantiza que al año siguiente aún sea eficaz.

Así, los farmacéuticos recomiendan la vacunación de los siguientes grupos de personas:

  • Mayores de 65 años
  • Embarazadas en cualquier trimestre de gestación
  • Personas institucionalizadas
  • Personas con enfermedades crónicas
  • Personal sanitario
  • Convivientes de grupos de riesgo
  • Personal de servicios públicos (policía, bomberos, etc.)

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar