Cómo controlar el exceso de sudor: ¿desodorantes o antitranspirantes?

controlar-exceso-sudor-desodorantes-antitranspirantes

La sudoración excesiva o hiperhidrosis afecta a más de un millón de personas en España.

Los antitranspirantes que ayudan a controlar el sudor pueden encontrarse en formato spray, polvos, etc

Andrea Pérez
Se lee en 4 minutos

Sentirse empapado todo el tiempo no es una sensación agradable, por no hablar de la incomodidad de manchar las prendas o no poder dar la mano o abrazar por vergüenza. Muchas personas conviven con hiperhidrosis, es decir, exceso de producción de sudor. Un estado que se acentúa a las puertas del verano, con la subida de temperaturas y la mayor exposición al sol. Para reducir la cantidad de sudor y el olor encontramos varias soluciones en Farmacia como los antitranspirantes y los desodorantes, aunque los expertos inciden en no confundir un producto con otro

Se calcula que este problema de salud afecta casi al 3 por ciento de la población, en España son más de un millón de personas quienes lo sufren.

Diferencias entre desodorantes y antitranspirantes

Una de las opciones más eficaces para mantener a raya el exceso de sudor son los antitranspirantes, que mucha gente relaciona con los desodorantes pero tienen sus diferencias. Desde el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla (COF Sevilla) explican para quién es adecuado cada producto:

  • Desodorantes: enmascaran o neutralizan el olor del sudor
  • Antitranspirantes: van a evitar que esa sudoración excesiva se produzca

“Los desodorantes controlan el crecimiento bacteriano pero permiten la transpiración“, señalan desde COF Sevilla. “Limitan el desarrollo de las bacterias causantes de la degradación de los componentes del sudor que originan los compuestos fétidos“, añaden.

Por otro lado, los antitranspirantes sí que son la solución más recomendada para aquellos que tienen hiperhidrosis, puesto que controlan el sudor, inhibiendo su producción por las glándulas sudoríparas. “De este modo, se evita que el sudor llegue a la superficie de la piel y algunos presentan también acción desodorante”, apuntan los expertos.

¿Cuáles son los antitranspirantes que se venden?

En cuanto a su forma, las farmacias dispensan un gran abanico de antitranspirantes:

  • Spray
  • Roll-on
  • Cremas
  • Polvos
  • Geles
  • Toallitas

El roll-on está indicado para las axilas, pero los polvos y sprays pueden utilizarse tanto en esa zona, como en los pies y en el calzado. Estos artículos logran reducir el mal olor, absorben el sudor y dejan la piel seca con sensación de bienestar y frescor.

Por otro lado, en los establecimientos farmacéuticos también se dispensan geles para evitar la sudoración en manos y pies. Otra opción son las toallitas, que tienen efecto durante 48 horas y pueden utilizarse en cualquier momento del día y zona (cara, cuerpo y cuero cabelludo). No obstante, los especialistas subrayan que no deben aplicarse en piel lesionada, irritada o recién depilada.

Materiales para evitar la transpiración

Algunos de estos antitranspirantes están compuestos por sustancias como el aloe vera, que es hidratante, calmante y antiinflamatorio; o el almidón de arroz que prolonga la actividad de los principios activos.

Estos productos están indicados para todo tipo de pieles. Aunque para las más sensibles se aconsejan aquellos que no contengan aluminio ni alcohol.

En cuanto a su modo de uso, depende del envase del antitranspirante: algunos son cada 24 horas, otros 48 y otros resisten más tiempo. No obstante, la piel debe estar limpia y seca antes de utilizar cualquiera de estos formatos.

En qué zonas se manifiesta este sudor y causas

Los expertos hablan de varias zonas donde se manifiestan:

  • Axilas: 29 por ciento
  • Manos y pies: 25 por ciento
  • Pies: 15,5 por ciento
  • Axilas, manos y pies: 11 por ciento
  • Manos: 6 por ciento
  • Cabeza: 5 por ciento
  • Otras zonas atípicas: tronco, cuello, ingles…

La edad de inicio de este trastorno suele ser de entre los 14 y los 25 años y tener antecedentes familiares con hiperhidrosis aumenta notablemente las posibilidades de padecerlo, según se explica en el artículo de la revista Acofar.

En cuanto a las causas, pueden ser desconocidas o bien asociadas a patologías, tal y como se recogen en este artículo de la revista Acofar: alcoholismo, cambios hormonales (embarazo o menopausia), trastornos endocrinos (obesidad, hipertiroidismo o diabetes, enfermedades cardiovasculares, tumores intratorácicos y consumo de medicamentos (adrenérgicos, antidepresivos, antipiréticos o antieméticos).

Consejos para tratar la hiperhidrosis

Para convivir con la sudoración excesiva, los farmacéuticos dan una serie de consejos:

  • Tener ropa de repuesto por si hay que cambiarse durante el día
  • Vestir con fibras sintéticas, que aunque son menos frescas permanecen secas
  • Evitar el consumo de café, alcohol, tabaco y otros excitantes
  • Gestionar el estrés con métodos de relajación
  • Hacer ejercicio físico para disminuir el estrés y equilibrar el sistema nervioso
  • Mantener una buena higiene
  • Tomar infusiones de salvia

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar