Dieta para el hígado graso: ¿Qué alimentos debo evitar?

dieta hígado graso

Las bebidas azucaradas y el alcohol no están permitidos en la dieta de hígado graso.

El dolor de abdomen y el agrandamiento de hígado son algunos síntomas de esta patología

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Tener grasa en el hígado no es normal, no obstante, esta no daña el hígado pero tampoco es beneficioso para este órgano porque puede desarrollarse otras enfermedades. Por ello, los especialistas nos explican qué es el hígado graso y la mejor dieta para reducirlo.

"La enfermedad por hígado graso no alcohólico abarca a un grupo de afecciones en las que se presenta excesiva acumulación de grasa dentro del hígado de gente que consume poco o nada de alcohol", indican desde el Colegio Americano de Gastroenterología. "La forma más común de esta enfermedad es una afección no grave conocida como hígado graso, en la que se acumula grasa dentro de las células hepáticas", añaden.

Lo peligroso del hígado graso es que se desarrolle la afección más grave, llamada esteatohepatitis no alcohólica. Esta patología puede derivar en fibrosis y cirrosis. "La cirrosis ocurre cuando el hígado sufre bastantes daños y el tejido fibroso gradualmente reemplaza a las células del hígado, lo que conduce a que el hígado sea incapaz de funcionar adecuadamente", aseguran los expertos, que añaden que incluso puede ser necesario el trasplante de hígado.

Alimentos no incluidos en la dieta del hígado graso

Desde el Instituto Americano de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIH, por sus siglas en inglés) destacan la siguiente dieta para el hígado graso:

  • Limitar la ingesta de grasas altas en calorías. Además, esto puede hacer que la persona sufra obesidad.
  • Las grasas saturadas y las grasas trans tienen que ser sustituidas por grasas insaturadas como los ácidos grasos Omega-3. "Pueden reducir la probabilidad de una enfermedad cardíaca en las personas que tienen enfermedad del hígado graso no alcohólico", concretan los expertos.
  • Comer muchas verduras, frutas y cereales integrales. En definitiva, comer más alimentos con un índice glucémico bajo.
  • En la misma línea que el punto anterior, hay que evitar los alimentos con un índice glucémico alto como las patatas, el pan blanco o el arroz.
  • Tampoco deben formar parte de la dieta de hígado graso los alimentos y bebidas con gran cantidad de azúcares simples. Por ejemplo, hay que evitar refrescos azucarados, bebidas deportivas, té azucarado y zumos.
    Asimismo, el consumo de alcohol debe ser mínimo o nulo, para minimizar los daños del hígado.

Síntomas del hígado graso

Es difícil detectar el hígado graso porque apenas tiene síntomas. Algunos pacientes refieren:

  • Dolor en medio del abdomen o en la parte superior derecha.
  • Cansancio durante el día.
  • Agrandamiento del órgano que se puede percibir al palparlo
  • Decoloración de alguna zona de la piel como el cuello y las axilas.

"La enfermedad por hígado graso no alcohólico es parte de un síndrome metabólico caracterizado por diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), gordura u obesidad, elevación de los lípidos sanguíneos como el colesterol y los triglicéridos, además de hipertensión", apuntan desde el Colegio Americano de Gastroenterología.

Por último, los profesionales subrayan que los pacientes con hígado graso no solo tienen que seguir una dieta específica. Deben realizar ejercicio de manera habitual, bajar peso si tienen sobrepeso u obesidad y evitar la toma de medicamentos innecesarios.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar