¿Cómo afecta el frío a la cistitis?: consejos y tratamientos para evitarla

Cómo afecta el frío a las infecciones urinarias

Las alteraciones y variaciones de temperatura pueden dar lugar a la candidiasis

El frío supone un factor de riesgo adicional para las infecciones de orina o cistitis

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

La llegada del otoño y, como consecuencia, el descenso de las temperaturas suponen un factor de riesgo adicional a la hora de desarrollar infecciones de orina cistitis. El frío y la mayor debilidad del sistema inmunológico en esta época hacen que miles de mujeres visiten cada año a su ginecólogo por estos problemas.

Sin embargo, no solo ellas son vulnerables a sufrir cistitis. Los hombres también pueden padecerla, aunque los casos son ínfimamente menores. En Apoteka abordamos qué síntomas presentan y cómo puedes combatir las infecciones urinarias.

¿Cómo afecta el frío a la cistitis?

La cistitis es una inflamación de la vejiga que se produce por una infección bacteriana. Puede llegar a ser dolorosa y muy molesta y convertirse incluso en un problema de salud grave si la infección se disemina a los riñones.

Es habitual que durante los meses de más frío se incremente el número de casos. Los cambios de hábitos en otoño e invierno -como la ingesta de menos líquidos o la exposición a temperaturas más bajas y a la humedad– pueden suponer un factor de riesgo añadido a la hora de sufrir un episodio de cistitis, sobre todo en mujeres más sensibles a las alternancias de calor y frío.

“Aunque las causas de la infección de orina pueden ser variadas, lo cierto es que cada vez más las evidencias científicas concluyen que existe una correlación entre el frío y el desarrollo de cistitis o infección de orina”, advierten desde la Agrupación Ginecológica Española (AGE). “La cistitis, al ser producida por una bacteria, ataca aprovechando el frío y el déficit de defensas del organismo”, añaden.

Síntomas de la cistitis

Según señalan los expertos, casi todas las mujeres tendrán cistitis en algún momento de su vida y una de cada cinco tendrá cistitis recurrentes. Pero, ¿cómo puedes identificarla? Los especialistas informan de los siguientes síntomas:

  • Necesidad urgente y frecuente de ir al baño
  • Escozor o quemazón al orinar
  • Picor o irritación de la zona genital
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Secreción vaginal aumentada o de aspecto anormal
  • Fiebre y/o sangre en la orina

Consejos y tratamientos para prevenir la cistitis

La modificación de ciertos hábitos de higiene genital y una alimentación saludable pueden ayudar a evitar la aparición de cistitis o infección de orina en los meses más fríos. Así, los especialistas aconsejan:

  • Evitar las duchas vaginales o el uso de tampones
  • Beber al menos dos litros de agua al día y tomar zumos cítricos
  • Orinar cada tres o cuatro horas y tras el acto sexual
  • Mantener una correcta higiene de la zona genital: es importante limpiarse de adelante hacia atrás
  • Evitar la ropa apretada o sintética
  • Evitar el estreñimiento tomando fibra de manera regular

El Consejo General de Farmacéuticos también recomienda utilizar probióticos y tomar un complemento alimenticio con arándano rojo para prevenir la cistitis. Asimismo, recuerdan que hay un amplio abanico de fármacos por vía oral y cutánea en farmacia para mejorar el equilibrio del ecosistema de la microbiota vaginal, aliviar los síntomas y disminuir las recaídas.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar