6 infecciones que se pueden coger en la piscina y trucos para evitarlas

Infecciones en la piscina

Es mejor no abrir los ojos bajo el agua para no irritarlos ni coger conjuntivitis.

Utilizar tapones y llevar chanclas en los vestuarios y antes de entrar a la piscina puede prevenir infecciones

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Una tarde de verano en la piscina puede acabar con una sorpresa inesperada. Estos entornos propician el contagio de algunas patologías cutáneas y enfermedades relacionadas con el baño. Por ello, los farmacéuticos subrayan las precauciones y hábitos higiénicos que hay que tomar para que los últimos remojones del verano no vayan acompañados de una infección.

“Las patologías ligadas al uso de las piscinas, aunque suelen ser benignas, son molestas y frecuentes, por eso debemos incidir sobre la prevención”, explican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof). “El agua de las piscinas debe de tener unas propiedades microbiológicas similares a las del agua para beber, por lo que los gérmenes que pueden aparecer son esencialmente originados por los bañistas“, añaden.

Infecciones comunes que se transmiten en piscinas

Entre las patologías más frecuentes que se contagian en las piscinas, los expertos mencionan las siguientes:

  • Otitis: es muy habitual en los bañistas y suele aparecer unas horas o días después del baño, según indican los especialistas. Normalmente no tiene complicaciones pero si no se cura podría llegar a afectar al oído medio.
  • Pie de atleta: es una descamación suave en el pie, su agravamiento provoca inflamación y mal olor. Suele producirse por la hiperhidratación de la zona, el calzado cerrado y los pies húmedos.
  • Dermatitis alérgica: la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap) alerta de que el cloro no es bueno para los niños que pasan mucho tiempo en el agua. Sobre todo aquellos que tienen dermatitis atópica, rinitis alérgica o son asmáticos podrían sufrir una reacción alérgica en su piel.
  • Conjuntivitis: asimismo, las personas que abren los ojos en el agua sin gafas de buceo pueden sufrir después conjuntivitis. El cloro tiene una alta concentración de sustancias peligrosas para los ojos y podrían irritarlos.
  • Hongos o verrugas plantares: suelen estar producidas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) y se contagian de forma directa a través de las lesiones o indirecta en superficies que se han tocado. Resultan molestas al andar.
  • Cistitis: la humedad de la ropa de baño hace que proliferen las bacterias y desencadenar una cistitis. Esta infección de orina es muy común en mujeres y uno de sus principales síntomas es el dolor al orinar.

No hay que olvidar que estas infecciones pueden transmitirse en cualquier momento del año, aquellos que acuden a las piscinas cubiertas en invierno no están exentos de contagiarse de cualquiera de estas.

Consejos para evitar infecciones en piscinas

Sortear estas infecciones en las piscinas es sencillo. Estas son las recomendaciones que hacen los farmacéuticos en este sentido:

  • Para evitar la otitis: utilizar tapones para los oídos (en la farmacia hay de diferentes tipos) y gorros de baño. Además, se recomienda sacudir la cabeza al salir del agua.
  • Llevar chanclas o calzado apto para el agua: en piscinas, vestuarios y baños de hoteles es recomendable no andar descalzo. Así se evitará el contagio de hongos o verrugas plantares, muy comunes en estas zonas.
  • Ducharse antes de entrar a la piscina y al salir. La piel debe estar limpia al meterse en el agua y a la salida hay que quitar todo el cloro y otros agentes que puedan quedarse adheridos.
  • No abrir los ojos dentro del agua si no se llevan gafas de buceo y no rascarse los ojos a la salida de la piscina.

Si ya sufres cualquiera de las patologías que hemos comentado, no te preocupes. En las boticas disponen de numerosos productos para tratar estas infecciones como cremas, sprays, gotas, sueros fisiológicos, etc.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar