Piel escamosa: por qué se produce y tratamientos

piel-escamosa-descamación

La piel escamosa puede aparecer por factores medioambientales, como la humedad.

Los expertos recomiendan cremas y tomar mucha agua para aliviar los síntomas de la piel escamosa

Cristina Paredes
Se lee en 3 minutos

¿Sabes qué es la descamación o piel escamada? Seguro que alguna vez la piel se te ha secado y se te ha agrietado como si tuvieras escamas. A diario nuestra piel está expuesta a muchos factores que pueden dañarla o irritarla, como las quemaduras solares o infecciones. El término piel escamosa proviene del latín “desquamare” y significaba quitarle a un pez las escamas.

En este artículo te contamos qué es la piel escamosa y cuáles son los consejos y tratamientos que proponen los médicos y farmacéuticos para aliviar sus síntomas.

¿Qué es la piel escamosa?

La piel escamosa o descamación es el desprendimiento y pérdida de la capa más externa y superficial de la piel, la capa córnea. La descamación es un proceso natural de la piel, cuando las células más superficiales mueren, se desprenden y forman nuevas al mismo tiempo.

Sin embargo, la piel escamosa puede aparecer, de forma anormal, por diferentes situaciones o enfermedades. En este artículo te mencionamos algunas de las causas de la descamación y su tratamiento.

¿Qué causa la piel escamosa?

En nuestro día a día, la piel está expuesta a muchos factores que la dañan y la irritan, como quemaduras del sol, piel seca o infecciones. La descamación, a menudo, suele estar acompañada de erupciones, sequedad, picazón y otros problemas de la piel. Las causas más comunes que proponen los farmacéuticos de Mi Farma by Atida son:

  • Factores medioambientales. Humedad, sequedad, viento, sol, etc.
  • Reacciones alérgicas.
  • Infecciones por estafilococos u hongos.
  • Carencias nutricionales.
  • Contacto con algunos productos.
  • Tratamientos oncológicos o ciertos medicamentos.
  • Piel seca
  • Pie de atleta

No obstante, la piel escamosa también puede ser síntoma de una enfermedad o un trastorno del sistema inmunitario, según indica la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. (Medline Plus)

  • Eccema.
  • Infecciones por hongos, como la tiña y la tiña versicolor.
  • Psoriasis.
  • Dermatitis seborreica.
  • Pitiriasis rosada.
  • Lupus eritematoso discoide, un trastorno autoinmunitario.
  • Trastornos genéticos cutáneos llamados ictiosis.

“Por otro lado, la descamación puede ser el origen de los picores en la barba que padecen algunos hombres. En este caso, puede producirse por los metabolitos de Pityrosporum ovale, un hongo que vive en la superficie de la piel, el estrés o la sequedad en la piel” añaden los expertos de Mi Farma by Atida.

¿Cómo tratar la piel escamosa?

La piel escamosa puede aparecer por muchos motivos. En el caso de tener la piel reseca, los expertos proponen seguir una serie de cuidados en el hogar para mantener la piel saludable, húmeda y evitar la descamación.

  • Humedece tu piel con un ungüento, crema o loción, bajo receta médica, de 2 a 3 veces al día, o tantas veces lo necesites.
  • Utiliza humectantes o cremas hidratantes para guardar la humedad. Después del baño, seca la piel con palmaditas luego aplique el humectante. Funcionan mejor con la piel húmeda.
  • Báñate una vez al día. Toma baños cortos con agua tibia o duchas. Limita el tiempo de 5 a 10 minutos. Evita tomar baños o duchas con agua caliente.
  • En lugar de un jabón regular, utiliza limpiadores para piel sensible o jabones con humectante.
  • Evita restregar tu piel. En el caso de tener picazón, puedes aplicar compresas frías.
  • Toma mucha agua.
  • Si la piel se te inflama, prueba a usar cremas o lociones de venta libre que contengan cortisona, bajo supervisión médica o farmacéutica.
  • Utiliza ropa adecuada. El algodón o la seda son telas que permiten que la piel respire, aunque la lana puede irritar tu piel. Evita además, lavar la ropa con detergentes que tengan tintes o perfumes.

No obstante, la descamación también puede ser síntoma de un trastorno de la piel, como se indica anteriormente. En estos casos también puedes seguir las recomendaciones y consejos anteriores, además de los medicamentos que te haya recetado el médico, para aliviar los signos o síntomas. En todo caso, acude a tu médico o farmacéutico para recibir más información.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar