Prolonga tu bronceado después del verano con estos 5 trucos

Alargar el moreno

Tomar nutricosméticos alargará tu moreno y evitará manchas en la piel por el sol.

Realizar exfoliaciones mantendrá el bronceado y eliminará las células muertas de la piel

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Te ha costado muchas horas de sol lograr un bronceado perfecto y te ves guapísimo/a con ese tono de piel, pero ya estamos en septiembre y el reloj amenaza con quitarte el moreno. Te vamos a contar un secreto: puedes alargar tu bronceado. Sí, como lo lees. Existen fórmulas para lograr que este moreno perdure, aunque sea unos meses más. En las farmacias tienen las claves y en Apoteka te las contamos.

Nutricosméticos para alargar el bronceado

La nutricosmética es la mejor solución para preparar al cuerpo para la exposición solar y lograr un bronceado duradero. “Antes del verano es recomendable empezar a tomar nutricosméticos que fortalecen nuestro sistema inmunológico“, explica Mª Luisa Bertomeu, vocal de dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof), que añade que lo ideal es empezar a tomarlos en mayo.

En esta misma línea, la experta señala que nuestra melanina estará más fuerte y evitaremos que aparezcan manchas por el sol u otras patologías dermatológicas que puede provocar este astro. De esta forma, conseguiremos un moreno sano, que pueda perdurar tras el verano.

Para aquellos que ya vayan retrasados en el tiempo, los nutricosméticos también pueden tomarse en septiembre. Aunque en este caso no esquivaríamos los daños solares, pero sí que mantendríamos el bronceado un poco más. En cualquier farmacia dispensan estos productos sin receta.

Otros trucos para alargar el bronceado

Pero las posibilidades de estirar el moreno no se reducen a los nutricosméticos. Bertomeu señala varios pasos que no podemos olvidarnos, tanto para cuidar nuestra piel como para asegurarnos el bronceado un tiempo más:

  • Exfoliación: retirar las células muertas sirve para mantener el bronceado. La especialista aconseja hacerlo una vez cada 15 días en una piel mixta, en una piel seca una vez al mes y en una piel grasa una vez cada 15 días (después del verano se puede hacer una vez a la semana).
  • Fotoprotección: que se haya terminado el verano no quiere decir que haya que guardar la crema solar en el armario. España tiene muchas horas de sol (aunque depende mucho del lugar en el que nos encontremos) y, por ello, los farmacéuticos subrayan que hay que protegerse de estos rayos los 365 días del año. Utilizar protección solar en las zonas visibles (manos y cara, sobre todo) nos protegerá y ayudará a ralentizar la aparición de nuestro color natural.
  • Hidratación: muchas personas se olvidan de hidratarse la piel una vez que llega septiembre y esto se traduce en brotes de acné, rosácea… “Durante el verano nos hidratamos todos los días, por lo menos con fotoprotector, y cuando dejamos de hacerlo la piel se seca”, afirma Bertomeu. Este problema no se soluciona simplemente bebiendo agua, sino siguiendo una rutina de belleza y cuidado (limpieza de cara, sérum, contorno de ojos, hidratante y fotoprotector).
  • Alimentación: todos los alimentos que tienen betacarotenos, como la zanahoria o el tomate, ayudan a mantener mejor el bronceado, según concreta la farmacéutica. Además, sirven para neutralizar los radicales libres, lo cual es muy beneficioso para la piel. ¿A qué esperas para añadir estos productos a tu lista de la compra?

Por último, Bertomeu recomienda acudir al dermatólogo después del verano para revisar lunares y manchas que hayan aparecido o se hayan agrandado por el sol. “Puede parecer una verruguita y que finalmente sea un vaso celular. Hay que tener mucha precaución”, concluye.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar