Quemaduras con ampollas: primeros auxilios desde la farmacia

quemaduras con ampollas

Muchas quemaduras con ampollas se producen en accidentes domésticos.

Según los expertos, no hay que explotar las ampollas de las quemaduras porque su regeneración se alargará

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Con aceite hirviendo, con la plancha, con agua caliente, por los rayos solares, por rozaduras en los pies, en las ingles… Las quemaduras con ampollas aparecen en multitud de ocasiones, por ello, es importante conocer cómo actuar cuando tenemos este tipo de erosiones y cuáles serían los primeros auxilios. La farmacéutica María Luisa Bertomeu, especializada en Dermofarmacia, nos explica qué hacer con las quemaduras con ampollas.

“El primer paso si nos quemamos es poner hielo, que es el mejor antiinflamatorio que hay. Si no hay hielo se puede coger cualquier cosa que haya en el congelador, envolverla con un trapo y colocarla en la quemadura. Se nota mucho alivio porque hace vasoconstricción y no se expande el dolor”, afirma la experta.

Hay que tener en cuenta que hablamos de quemaduras con ampollas leves, en caso de tener una gran quemadura lo mejor es acudir a los servicios de urgencias para que la vea un médico.

Productos de farmacia para quemaduras

Una vez que hemos calmado el ardor de la quemadura, tendremos que llevar a cabo una rutina para que cure y cicatrice de la mejor manera posible. Los artículos que se pueden encontrar en las boticas y que son útiles para ello son:

  • Cremas: con acción protectora e hidratante. Su función es calmar y aportar alivio a la piel, al mismo tiempo que favorecen su proceso fisiológico de normalización. Se deben aplicar varias veces al día.
  • Gasas: también existen gasas especiales impregnadas de bálsamos que sirven para regenerar la piel.
  • Bálsamos y ungüentos: sanan las quemaduras y tienen un efecto cicatrizante.
  • Apósitos y tiritas médicas: por otro lado, se recomienda tapar la herida con tiritas médicas que contienen hidrogel y son capaces de proporcionar humedad a la vez que absorben las secreciones. Ayudan a una curación rápida. Por ejemplo, para las ampollas de los pies venden unos apósitos específicos.
  • Aftersun: su uso es imprescindible para las quemaduras solares. “Hay que reaplicar el aftersun de forma continua en las quemaduras ya que nutre e hidrata mucho la piel”, concreta la farmacéutica. También hay otros pacientes que optan por aloe vera para este tipo de quemaduras.

Respecto a las quemaduras solares, la especialista subraya la importancia de la prevención y utilizar crema solar y pastillas para protegerse del sol (fotoprotectores orales). Además de gafas de sol y sombreros o gorras para la cabeza. “Incluso cuando viajamos en avión hay que ponerse crema, porque los rayos del sol son más fuertes y penetran por las ventanas de los aviones. Cuanto más cerca estemos del sol, mayor es la quemadura”, apunta Bertomeu.

¿Hay que explotar las ampollas de las quemaduras?

Nunca y bajo ningún concepto hay que explotar la ampolla. Si lo hacemos, la herida queda expuesta a todos los medios y se puede contaminar, según explica Bertomeu. “La ampolla se va reabsorbiendo ella sola y la piel consigue regenerarse mejor”, continua. Cuando ya está curada se queda una piel muerta que se cae sola.

En cuanto a tapar la quemadura con ampolla o dejarla al aire libre, la experta indica que si está inflamada es mejor darle crema y taparla. Una vez que ha pasado una semana o dos y la piel esté bien, se podrá destapar.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar