Reflujo gastroesofágico: ¿qué aconseja la botica para controlarlo?

controlar-reflujo-gastroesofagico

Ardor y acidez son las manifestaciones más habituales de esta patología.

El 40 por ciento de la población sufre esta patología digestiva al menos una vez al mes

Andrea Pérez
Se lee en 4 minutos

Uno de cada tres españoles sufre la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERG). ¿Qué es exactamente esta patología? Desde la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) explican que el reflujo gastroesofágico es “el paso de contenido del estómago hacia el esófago sin que se relacione con náuseas o vómitos”. Aunque todas las personas cuentan con este reflujo, el problema es cuando ocurre más de lo normal y se crean lesiones en el esófago

Según los datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), un 5 por ciento de las personas tiene algún síntoma de reflujo gastroesofágico (ardor, acidez…) y el 40 por ciento de los usuarios manifiesta sentirlos una vez al mes. Esta enfermedad suele desarrollarse en mayores de 60 años y afecta a más hombres que mujeres, aunque también es muy común en embarazadas.

Recomendaciones para los pacientes con reflujo

Los expertos indican varias recomendaciones para aliviar los síntomas de esta patología. En la guía de la FEAD se recogen las siguientes. 

  • Evitar comidas copiosas y cambios de horarios en la alimentación 
  • No tumbarse en las siguientes dos horas tras la ingesta de alimentos
  • Asimismo, comer despacio, la velocidad también influye en los síntomas
  • Tener una dieta pobre en grasas y rica en proteínas
  • Eliminar los alimentos que produzcan los síntomas de reflujo (el alcohol, el chocolate, las grasas o el café)
  • No usar ropa ajustada
  • Elevar la cabecera de la cama si los síntomas se manifiestan durante la noche
  • Cuidar la alimentación y no llegar al sobrepeso ni a la obesidad, así se reduce la presión abdominal
  • No fumar ni tomar licores

Por su parte, los farmacéuticos recomiendan dos tipos de medicamentos para quienes padecen reflujo. “Se consideran en principio dos opciones terapéuticas: los medicamentos que suprimen la acidez gástrica y los medicamentos que mejoran el vaciamiento gástrico y aumentan la presión del esfínter esofágico inferior”, indican desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Otras alternativas naturales que actúan como calmantes sobre la mucosa gástrica son las plantas medicinales como el regaliz, la malva o el aloe. Se pueden consumir en infusiones o en comprimidos.

¿Por qué se produce el reflujo gastroesofágico?

Lo que ocurre dentro del cuerpo es lo siguiente:

  1. Hay una válvula llamada cardias que se ocupa de permitir el paso hacia el estómago de lo que comemos y después se cierra, así evita que la comida vuelva al esófago
  2. Cuando esta válvula está débil o se abre de forma espontánea, el contenido del estómago sube al esófago. Es decir, realiza el camino inverso
  3. Esto provoca lesiones y quemaduras en dicha zona del cuerpo y los síntomas que citaremos a continuación

Hay que tener especial cuidado en la toma de algunos medicamentos, ya que pueden aumentar la sensación de acidez gástrica. Por ello, es imprescindible acudir a un profesional médico ante cualquier síntoma. 

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico?

Para detectar si se sufre de reflujo gastroesofágico, desde FEAD señalan los siguientes síntomas:

  • Ardor (pirosis): sensación quemante que asciende por el pecho a veces hasta la garganta
  • Acidez (regurgitación ácida): llegada a la boca de un contenido ácido o amargo
  • Dolor en el pecho 
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Problemas de laringe o respiratorios (tos, asma, ahogos nocturnos, afonía, carraspera, etc)

Gran parte de estos síntomas ocurren tras la comida, en especial si han sido comidas copiosas o se han tomado alimentos que debilitan la válvula como los citados anteriormente . En muchas ocasiones, también empeoran cuando se flexiona el tronco y durante la noche.

Complicaciones de la enfermedad

Si no se presta atención a las señales que indican que algo no funciona en nuestro interior, se pueden desarrollar complicaciones. Las más importantes serían las lesiones asociadas al esófago como la esofagitis (quemaduras en el esófago). Pero también puede haber otras complicaciones, concretamente, los expertos también detallan úlceras, estenosis y esófago de Barret .

  • Úlceras: se trata de una herida en la superficie del esófago, suele suceder cuando la esofagitis es intensa y causa una lesión profunda. 
  • Estenosis: la cicatrización de la esofagitis o la úlcera provoca un estrechamiento del esófago y esto produce un problema en el paso de la comida, de ahí también la dificultad para tragar.
  • Esófago de Barret: la superficie del esófago se ve modificada por el reflujo y esto podría ocasionar que el paciente desarrolle cáncer de esófago.

La prueba más común para averiguar la magnitud de la inflamación esofágica es la gastroscopia

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar