¿Cómo frenar la caída del cabello en otoño?

caída del pelo en otoño

La caída del pelo también se produce por falta de nutrientes, estrés o tras dar a luz.

En farmacia disponen de productos específicos, como champús, para detener la caída del cabello en otoño

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

En la almohada, en el lavabo, en el cepillo y hasta en los lugares que menos te puedes esperar encuentras pelo. No te asustes si crees que se te cae en exceso, a todos nos pasa en esta época. Según los expertos, tenemos entre 100.000 y 150.000 pelos en la cabeza y, de manera natural, se nos caen entre 80 y 100 al día. Cuando se trata de un problema de alopecia, la cifra asciende a 150.

“Hay que tener en cuenta que durante el otoño realizamos lo que podríamos llamar la renovación capilar“, explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof). “Durante un período de tres a seis meses se produce una caída mayor del pelo para que nuestro organismo pueda sustituirlo por cabello sano“, añaden.

Este proceso ocurre después del verano, una época en la que ha estado expuesto al sol de forma prolongada, la sudoración ha sido excesiva y ha habido un contacto continuo del agua del mar y de la piscina. Según los especialistas, todo ello provoca que los folículos pilosos se dañen, se debiliten y, finalmente, se caigan de manera natural.

Consejos para evitar la caída del cabello en otoño

Si crees que el pelo se te cae de forma recurrente, los farmacéuticos de Valencia dan una serie de instrucciones para evitarlo:

  • Usar productos para fortalecer el pelo. En las farmacias venden champús y lociones especiales para frenar la caída del cabello. En este sentido, desde el Colegio de Farmacéuticos de A Coruña (COFC) señalan que “los tratamientos frenan la caída abundante, fortalecen e incrementan el grosor del cabello y reducen la seborrea, lo que mejora el aspecto general del cabello”.
  • Seguir una alimentación sana y equilibrada: una de las razones por las que se puede tener una mayor caída del pelo es por la falta de nutrientes de nuestro organismo. Concretamente, la dieta debe ser rica en frutas y verduras, pescado, aceite de oliva, legumbres, frutos secos y carne.
  • Reducir el estrés. Para que esto no derive en una alopecia por estrés, es recomendable gestionar este estado e incluso se puede hacer uso de alguna planta medicinal como la valeriana para ello.
  • Realizar ejercicio físico. En relación con el anterior punto, para disminuir el estrés y la ansiedad se puede realizar deporte, esta actividad libera endorfinas y es sana, en todos los sentidos.
  • Lavarse el pelo con agua templada es mejor porque el agua caliente deteriora el cabello, según los especialistas.
  • Si vas a secarte el pelo con secador, procura hacerlo con una distancia mínima de 30 centímetros. Aunque lo mejor es que evites su uso en la medida que puedas.
  • Para cepillar el pelo y no romperlo hay que hacerlo suave y de abajo a arriba. Asimismo, no es recomendable hacerse coletas a menudo, porque apretar el cabello aumenta el riesgo de que se quiebre.

Además de las causas que ya hemos comentado, otros factores como la anemia, la depresión o dar a la luz aumentan la caída del pelo.

No obstante, si esta pérdida de cabello no es algo puntual, lo mejor será acudir a un profesional médico para que revise el caso.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar